Saltar al contenido

Visión general del aseo del Labrador Retriever

higiene y aseo del labrador retriever

Los Labradores Retriever fueron criados originalmente como perros de trabajo y como compañeros amistosos y todavía a día de hoy cumplen ambos papeles.

Además de ser una gran mascota familiar, ayudan a los cazadores, a los equipos de búsqueda y rescate y pueden servir como perro de ayuda para los discapacitados.

Independientemente de lo que haga tu labrador, tienes la obligación de asegurarte de que se mantiene limpio y bien aseado. Es una parte importante para mantenerlo feliz y sano.

Por suerte, esta raza es una de las más fáciles de cuidar, ya que su pelaje es muy corto, pero, aun así, hay que esforzarse un poco.

Bañar a tu Labrador Retriever

Como se ha mencionado, el Labrador Retriever tiene un pelaje corto y muy denso. Esto significa que normalmente no hay que eliminar enredos y que se puede dejar pasar más tiempo entre cada uno de sus baños que con otras razas. De hecho, muchos propietarios de labradores sólo bañan a sus perros un par de veces al año.

La excepción a esta regla sería si tu perro se ensucia mucho y hay que limpiarlo forzosamente. Los propietarios de labradores aprenden rápidamente que a esta raza le gusta revolcarse en la suciedad, el barro y cualquier tipo de tierra o arena. Después de estas escapadas, querrás bañarlo.

Recuerda que bañar a tu perro con demasiada frecuencia puede resecar su piel, sentando las bases para futuros problemas. Esto ocurre porque los labradores tienen una grasa especial en su pelaje que actúa para evitar la sequedad de la piel y protegerlos de la suciedad. Los lavados frecuentes eliminan esta grasa y provocan problemas de salud.

Cepillado del Labrador Retriever

Aunque no tienes que bañar a tu labrador con frecuencia, deberás cepillar su pelaje con regularidad. Estos perros son conocidos por la muda de su doble pelaje, que les proporciona tanta protección.

A menos que cepilles regularmente el pelaje de tu labrador con un cepillo especial, tendrás que pasar la aspiradora casi a diario.

Aunque no es necesario que lo cepilles todos los días, no está de más que lo hagas, ya que esto le ayudará a acostumbrarse al proceso y a asegurarte de que no te saltas demasiados días. Además, cepillar su pelaje más a menudo ayudará a extender su grasa natural por el pelaje, lubricando su piel y proporcionándole un brillo saludable.

La excepción es la fase que se produce dos veces al año -en primavera y otoño- en la que tu labrador pierde casi por completo el pelaje. Si no lo acicalas cada dos días durante esta época, el pelaje desprendido puede quedar atrapado y atrapar el exceso de grasa y piel muerta, lo que provoca irritación.

El resto del año, dos o tres veces a la semana deberían ser suficientes para el aseo de tu labrador. Cuanto más lo cepilles, menos pelos tendrás que recoger de los muebles y más tiempo tendrás para establecer un vínculo con él.

Durante el cepillado, asegúrate de prestar atención a las señales que puede darte y para si notas que se siente incómodo.

Haz clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre los mejores cepillos para perros labradores retriever.

Limpieza de las orejas de tu labrador

Limpiar las orejas de tu perro no sólo sirve para mantenerlas sanas y limpias, sino que también te da la oportunidad de inspeccionar la zona, asegurarte de que no hay plagas como pulgas o garrapatas y de que no hay signos de infección.

Deberías revisar las orejas de tu perro después de cualquier paseo en el que haya atravesado la maleza, se haya mojado mucho o después de cualquier aventura al aire libre particularmente sucia, buscando garrapatas y suciedad en particular.

Si observas suciedad en el oído, es muy buena idea limpiarlo. No profundices en el canal y si hay una gran acumulación de materia oscura en el mismo, debes consultar a un veterinario. A esta raza le encanta el agua, lo que debido a sus largas orejas colgantes que atrapan el agua, puede hacerles propensos a los problemas de oído.

Como rutina, deberías intentar limpiar el exterior de las orejas de tu retriever aproximadamente una vez a la semana y aprovechar este tiempo para examinar el interior de la oreja para ver si deberías limpiar también el interior.

Haz clic en el siguiente enlace para obtener una guía detallada sobre la limpieza de los oídos de tu perro:

Cortar las uñas

Es fundamental que te mantengas al tanto del corte de las uñas de tu labrador. Si las uñas son demasiado largas, sus almohadillas se separarán y no podrá caminar correctamente. En los casos en los que las uñas se dejan sin cortar durante demasiado tiempo, esto puede incluso provocar daños en el esqueleto debido a que forzará la forma de caminar.

La frecuencia con la que debes cortar las uñas de tu perro dependerá en gran medida de lo que haga. Si tienes suelos duros o camináis mucho al aire libre, probablemente puedas esperar más tiempo entre los recortes que si tu casa está alfombrada y tu perro pasea por la hierba cuando está fuera.

Dicho esto, la mayoría de los labradores necesitan que se les corten las uñas cada dos meses aproximadamente. Presta atención a señales como un sonido de chasquido cuando camina sobre suelos duros o puntas afiladas, que significan que necesitan ser recortadas. Pero, por supuesto, hay que inspeccionarlas regularmente para comprobar que no están demasiado largas.

como cortar las uñas a tu perro labrador retriever
La mayoría de los Labradores Retriever necesitan que se les corten las uñas cada dos meses aproximadamente

Limpieza de los dientes de un labrador

Lo ideal es cepillar los dientes de tu perro una vez al día, ya que los perros corren el riesgo de desarrollar los mismos problemas dentales que los humanos.

De hecho, es posible que la placa dental entre en el torrente sanguíneo de un perro y se desplace hasta el corazón, provocando una enfermedad cardíaca. En otros casos, un perro con una mala higiene dental puede tener el tejido de las encías gravemente dañado, lo que lleva a la pérdida de soporte de los dientes y a que éstos acaben cayendo.

Al igual que con las demás partes del aseo, la frecuencia con la que debes limpiar los dientes de tu perro dependerá de él y de sus hábitos. Es posible que puedas limpiarle los dientes con menos frecuencia si mastica con frecuencia huesos o juguetes duro, ya que esto elimina también el sarro y la placa.

Si no puedes hacerlo todos los días, intenta al menos cepillar los dientes de tu labrador un mínimo de dos veces por semana. Esto contribuirá en gran medida a mejorar su salud dental y, a decir verdad, será más de lo que hacen la mayoría de los propietarios.

También puedes invertir en algunos de los mejores mordedores dentales para perros, que ayudan a eliminar la placa y el sarro mientras los mastica. Algunos pueden incluso ayudar con el mal aliento.

Herramientas en las que invertir

Cepillos para el pelo

Debido a la cantidad de pelo muerto que desprende el labrador, deberás invertir en cepillos de aseo especialmente adecuados para la eliminación del pelo muerto. De hecho, si intentas utilizar un cepillo normal, éste se obstruye rápidamente con el pelo muerto, lo que hace que su uso sea muy frustrante. Los cepillos ideales se denominan rastrillos y no se obstruyen como un cepillo estándar para perros.

Puedes encontrar un rastrillo para el subpelo que tiene dientes metálicos espaciados y que es muy eficaz para eliminar el pelo muerto, cuyo ejemplo más popular es el furminator.

Otra opción es el Zoomgroom de Kong, que está hecho de plástico resistente y tiene púas muy espaciadas. También hay rastrillos especiales que incluyen una cuchilla para facilitar la eliminación del pelo muerto, pero obviamente son controvertidos y necesitan mucha precaución.

Cualquiera de los rastrillos o el Zoomgroom deben utilizarse con precaución, ya que el cepillado repetido sobre una zona puede provocar una «quemadura por cepillado», que es una erupción en la piel del perro que resulta irritante y puede causar más problemas.

También deberías adquirir uno o dos cepillos más suaves. Uno pequeño será útil para alisar suavemente el pelo de las patas y la cara del labrador. A continuación, puedes utilizar uno más grande en el lomo y en el resto del pelaje de tu perro. Como ventaja, este cepillo separará los pelos resistentes al agua y el masaje que se da al utilizarlo ayuda a mejorar la circulación de la piel.

Cepillo y pasta de dientes para perros

Utiliza un cepillo y una pasta dental adecuada para perros para de esta forma prevenir infecciones y otras enfermedades bucales.

Champú

Al igual que con todas las razas de perros, no debes utilizar nunca champú para humanos cuando bañes a tu labrador. Si lo haces, secarás su pelaje al eliminar sus grasas naturales, lo que hará que tu perro se sienta incómodo a largo plazo.

En su lugar, asegúrate de comprar un buen champú específico para perros.

De este modo, podrás encontrar un champú que evite las pulgas, las garrapatas, la piel seca, el olor, la muda o cualquier otro problema que sufra tu perro. Asegúrate de elegir un champú que sea hidratante, suave y sin alcohol.

Cortaúñas

Hay varios estilos de cortaúñas disponibles para ayudarte a cortar las uñas de tu perro.

Si no te apetece tocar las patas de tu perro con un objeto afilado, considera la posibilidad de adquirir un Dremmel o un objeto similar para limar las uñas en lugar de cortarlas. Ten en cuenta que tardarás un tiempo en acostumbrar a tu mascota a un Dremmel y que, si lo manejas mal, puede causar tanto o más daño que los cortaúñas normales.

En cuanto a los cortaúñas, hay dos estilos principales:

  1. Los cortaúñas de estilo tijera se manejan como unas tijeras normales y el usuario controla completamente el movimiento de corte.
  2. Los cortaúñas de estilo guillotina hacen que debas colocar la uña de tu perro en un orificio y luego la recortan con una pequeña cuchilla o guillotina, lo que da a estos cortaúñas su nombre.

Muchos expertos coinciden en que los cortaúñas de tipo guillotina son más fáciles de usar, mientras que los de tipo tijera son mejores para las uñas de los pies que se han alargado demasiado hasta el punto de que ya se curvan hacia dentro.

Si te preocupa la posibilidad de cortar accidentalmente a tu perro, ten a mano Quik Stop u otro producto similar para detener rápidamente la hemorragia.

También puedes tener cerca almidón de maíz o harina como alternativa para cortar la sangre.

Lo mejor es que, al empezar, le quites una cantidad muy pequeña, sólo la punta. En los perros de uñas claras, la punta es rosada y fácil de ver. Después de la experiencia conseguirás la habilidad de saber dónde está el punto de corte incluso en perros de uñas oscuras y podrás cortar la cantidad correcta.

Conclusión

Esperamos que hayas disfrutado de este artículo, una introducción al aseo de tu labrador.

Sólo hemos tratado los aspectos básicos, pero te hemos dado una idea muy clara de lo que debes hacer para que tu labrador tenga un buen aspecto y esté en perfectas condiciones, contribuyendo así a su salud y bienestar general.

No obstante, recuerda que el aseo no sólo sirve para mejorar el aspecto de tu perro, sino que también es el momento de inspeccionar su cuerpo en busca de lesiones, parásitos e infecciones. También es la mejor manera de crear un vínculo estrecho con tu perro.

Dedicar regularmente un tiempo al aseo de tu labrador es una de las mejores cosas que puedes hacer tanto por vuestra relación como por el control de su salud general.