Saltar al contenido

Qué hacer si tu Labrador Retriever sufre un Shock – Síntomas y tratamiento de emergencia para perros en Shock

que hacer si tu labrador retriever sufre un shock

No hay nada más aterrador que ver a tu Labrador Retriever herido. Sin embargo, incluso después de que el peligro ha pasado, hay otro asesino silencioso que los dueños de perros a menudo no reconocen en las etapas iniciales.

Después del trauma, a menudo es el shock lo que mata. Lo peor es que, a menos que sepas qué buscar, puedes pasar por alto los primeros síntomas.

La atención médica urgente es necesaria cuando tu labrador retriever entra en estado de shock y el reconocimiento de los primeros síntomas de advertencia te proporcionará valiosos segundos adicionales para llevar a tu perro al veterinario.

El término «shock» se utiliza a menudo de forma incorrecta. Es algo más que la sensación de incomodidad tras un accidente.

En realidad, el shock es un término médico que designa la pérdida de circulación. Esto significa que la presión sanguínea de tu perro se vuelve críticamente baja y el cerebro y otros órganos vitales no reciben suficiente sangre.

¿Qué causa el shock?

Los perros entran en shock por muchas razones. Por lo general, se debe a algún tipo de traumatismo corporal o a la pérdida de sangre debida a un accidente de coche o a la mordedura de otro animal.

Sin embargo, el shock también puede estar causado por un fallo cardíaco, un shock anafiláctico debido a reacciones alérgicas graves a picaduras de insectos o a la comida, un shock séptico por infecciones y un shock neurogénico por daños en el sistema nervioso.

Los perros también pueden entrar en shock por una pérdida excesiva de líquidos debida a vómitos y diarrea o por obstrucciones de las vías respiratorias causadas por asfixia o por una enfermedad como la neumonía.

Sin embargo, sea cual sea la causa subyacente, es importante recordar que cualquier shock es una emergencia potencialmente mortal que requiere la intervención del veterinario.

Cómo reconocer los síntomas de un perro en estado de shock

Es importante entender las tres etapas principales del shock en los perros para que puedas reconocer lo que está sucediendo y llevar a tu perro a un veterinario antes de que progrese.

Primeras etapas

Estos son algunos de los primeros signos de advertencia de que tu perro puede estar entrando en shock.

  • Las encías estarán de color rojo intenso.
  • Notarás un pulso rápido. Para comprobar el pulso de tu perro, palpa la arteria femoral con la punta de dos dedos en el interior del muslo, en la ingle.
  • Es posible que tu perro empiece a mostrarse inquieto o ansioso.
  • Empezará a mostrar una respiración superficial.
  • En esta fase, el pulso sigue siendo fácil de encontrar.

Etapas intermedias

Una vez que tu perro avanza hacia el shock, notarás que se desarrollan estos síntomas:

  • Los latidos del corazón aumentan aún más.
  • Notarás un color pálido o azulado en sus encías, labios y párpados.
  • El pulso se vuelve más difícil de encontrar.
  • Tu perro comenzará a mostrarse débil y aletargado.
  • Su respiración puede volverse más rápida y superficial o seguir siendo normal.
  • Las patas, la piel y la boca pueden enfriarse repentinamente.
  • Puedes notar una temperatura rectal más baja, pero dependiendo de la causa del shock, también puede elevarse o permanecer normal.

Etapas finales

Las etapas finales del shock antes de que tu perro pierda el conocimiento suelen manifestarse de las siguientes maneras:

  • La temperatura rectal puede bajar mucho.
  • Las encías tendrán un aspecto casi blanco o moteado.
  • Los músculos del corazón de tu perro empezarán a fallar. La frecuencia cardíaca suele elevarse o volverse irregular, pero también puede permanecer normal o reducirse.
  • Te resultará difícil localizar el pulso. Si lo encuentras, lo sentirás muy débil.
  • Los ojos parecerán vidriosos o se desenfocarán con una mirada fija. Las pupilas también se dilatarán.
  • La respiración cambiará a lenta y superficial o rápida y profunda.
  • Tu perro puede pasar del letargo al estupor o al coma.

Lleva a tu perro al veterinario lo antes posible

No podemos enfatizar lo suficiente lo importante que es llevar a tu labrador retriever a un veterinario a los primeros signos de shock. No es el momento de esperar a ver si se recupera por sí mismo.

Llama a tu veterinario para avisarle de que vas a ir y sigue sus indicaciones. Los síntomas del shock pueden variar en función del traumatismo o la enfermedad subyacente.

Recuerda, busca y espera un shock cada vez que tu perro sufra una lesión grave. Una actuación rápida puede salvar la vida de tu perro.

Primeros auxilios de emergencia para el shock que pueden salvar la vida de tu Labrador Retriever

A veces, lo que se hace justo después de un traumatismo, antes de poder llevar al perro al veterinario, puede marcar la diferencia en el resultado final. Después de todo, no hay ambulancias para perros. A menudo, tú deberás ser el primero en responder.

No todos estos procedimientos son aplicables, ya que el shock es una reacción muy variada que depende de la causa subyacente.

  1. Intenta conservar el calor corporal de tu perro envolviéndolo en una manta. Las mantas de papel de aluminio son ideales.
  2. Sujeta a tu perro y no dejes que corra por ahí.
  3. Protege las fracturas o los esguinces para que no se produzcan más lesiones.
  4. Limpia las heridas abiertas con agua limpia y tibia. A continuación, cubre los cortes con un paño limpio y húmedo.
  5. Si tu perro pierde sangre rápidamente, aplica presión sobre las heridas para detener o contener la pérdida de sangre.
  6. Masajea suavemente el cuerpo y las patas de tu perro para que la sangre siga fluyendo y se mantenga la circulación. Sin embargo, no frotes las zonas lesionadas.
  7. Comprueba las vías respiratorias de tu perro para asegurarte de que respira correctamente. Si las vías respiratorias están obstruidas, límpialas.
  8. Mantén al perro lo más tranquilo posible. Habla con él en voz baja y tranquilízalo con calma.
  9. Recuerda que tu perro responde a tu energía, así que intenta mantener la calma también.
  10. Si tu perro queda inconsciente, asegúrate de mantener la cabeza a nivel o ligeramente más baja que el resto del cuerpo. Puedes utilizar una manta doblada bajo su espalda para este tratamiento. Hay que ayudar a que la sangre fluya hacia el cerebro.
  11. Lleva a tu perro al veterinario inmediatamente.
  12. Si no puedes acudir inmediatamente al veterinario, llámalo por teléfono. Él podrá ofrecerte consejos más específicos sobre lo que debes hacer.

Qué NO hacer a un perro en estado de shock

A veces, las mejores intenciones pueden causar más daño que bien. He aquí algunas cosas que no debes hacer a un perro que experimenta síntomas de shock.

  1. No apliques calor artificial. Puedes envolverlo en una manta, pero no añadas una almohadilla térmica o una fuente de calor exterior. No sólo podrías quemar al perro, sino que el calor podría hacer que los vasos sanguíneos se dilataran y demandaran más sangre, poniendo a prueba aún más un sistema cardiovascular ya estresado.
  2. No pongas agua o comida en la boca de tu perro. Podría aspirarlo hacia los pulmones.
  3. No le des medicamentos a menos que te lo indique un veterinario.
  4. No permitas que corra por ahí. Es posible que el perro aún no sienta la lesión debido a la adrenalina. Moverse podría aumentar las hemorragias internas y agravar aún más la lesión. Además, se desperdicia la preciosa energía que el perro necesita para luchar contra el shock. Esto podría ser fatal.
  5. Si tu perro ha sufrido un accidente grave, pero parece normal, no asumas que todo está bien. Las primeras fases del shock son difíciles de ver y tu labrador puede empeorar muy rápidamente si no se lo detectas y se trata inmediatamente.
  6. No des por sentado que tu perro será amable. Los perros en estado de shock tienen un bajo flujo sanguíneo en el cerebro, por lo que no son ellos mismos. Pueden arremeter y morder. Si este es el caso, busca la manera de asegurar la boca de tu perro con un bozal. Sin embargo, asegúrate de que no esté tan apretado que el perro no pueda respirar.

Cómo realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) a tu Labrador Retriever

Si tu labrador se queda inconsciente y no puedes detectar los latidos del corazón, debes realizar la reanimación cardiopulmonar inmediatamente para salvar su vida.

  1. Pide ayuda y comprueba si puedes conseguir que alguien te ayude a llevar a tu perro al veterinario.
  2. Coloca al perro sobre su lado derecho en una superficie firme.
  3. Asegúrate de que la cabeza y el cuello están alineados para crear una vía respiratoria abierta. Comprueba que las vías respiratorias no están obstruidas por cuerpos extraños. Si ves algo que bloquea las vías respiratorias, límpialo primero.
  4. Tira de la lengua hacia delante para que no caiga en la garganta. Es posible que tengas que usar tu camisa para sujetarla.
  5. Pon tu cara junto a la boca del perro y mira, escucha y siente si respira.
  6. Si el perro no respira, dale aire con tu boca cuatro o cinco veces de inmediato, dejando que los pulmones se desinflen entre una y otra. En el caso de un perro grande, mantén el hocico cerrado y sopla tu aire por su nariz. En un perro más pequeño, tu boca se cerrará de forma natural alrededor de su nariz y boca.
  7. Respira y observe el pecho. Debería elevarse ligeramente. No infles demasiado los pulmones.
  8. Encuentra el pulso de tu perro a través de la arteria femoral, el lugar donde el codo se une al pecho o en su muñeca. Consulta el vídeo que aparece a continuación para obtener una explicación más detallada sobre cómo encontrar el pulso.
  9. Si no puedes encontrar el pulso, pon el codo del perro contra el pecho para encontrar el corazón. Estará donde el codo toque el pecho. A continuación, aparta la pierna y da 30 compresiones torácicas por ciclo, como harías en la RCP humana.
  10. Después de las 30 compresiones, insufla dos veces aire a tu perro. Completa este ciclo durante aproximadamente un minuto o cuatro ciclos, y luego vuelve a comprobar si hay latidos y respiración. Continúa así hasta que el perro se recupere o hasta que llegues a un veterinario.

Aunque ciertamente es muy aterrador que tu perro pierda el pulso, muchos perros pueden recuperarse con la RCP. Recuerda que lo ideal es aplicar la RCP en el coche de camino al hospital veterinario.

Este vídeo ofrece más información sobre cómo aplicar la RCP a tu perro.

Conclusión

Recuerda que no tienes que sentirte impotente si tu perro entra en shock. Ahora ya sabes qué buscar y cómo realizar las acciones preliminares para salvar la vida.

Recuerda que lo más importante que puedes hacer es llevar a tu perro a un veterinario inmediatamente. No intentes tratarlo tú mismo.

Si se produce una emergencia, mantén la calma y sigue estos pasos. ¡Pueden ayudar a salvar la vida de tu perro!