Saltar al contenido

Cómo limpiar los dientes de tu Labrador Retriever y por qué es tan importante

como limpiar los dientes de tu perro labrador retriever

Si a nosotros, en general, nos cuesta mantener unos hábitos de higiene dental correctos, a nuestro labrador, que es igual de sensible, pero totalmente menos consciente de sí mismo y que no tiene ni idea de higiene dental, mucho más, pues necesitará de nuestra ayuda. Te corresponde a ti, como su dueño que eres, tomar la iniciativa y asegurarte de que sus dientes estén bien.

Si no has pensado mucho en los dientes de tu perro en el pasado, tal vez sea hora de que empieces a hacerlo.

¿Necesitan los dientes de mi perro un cuidado especial?

No te preocupes, no eres el único. Muchos dueños de perros no tienen en cuenta la salud de los dientes de sus mascotas y no es porque sean dueños negligentes.

Francamente, no es un tema que se mencione mucho. De hecho, nadie nos lo mencionó a nosotros cuando trajimos nuestro primer cachorro a casa.

Las estadísticas sugieren que hasta dos tercios de los propietarios de mascotas no se preocupan por sus dientes. ¿El resultado? Aproximadamente el 80% de los perros tienen algún tipo de problema dental a los 3 años.

Los perros siempre tienen su boca ocupada

Si se piensa en ello, la existencia de problemas de higiene bucal canina no es demasiado sorprendente.

No sólo mastican la comida todos los días de su vida, sino que también utilizan la boca para jugar, llevar sus pertenencias y conocer su entorno.

Sal a la calle y coge unos cuantos palos con tus dientes y comprueba cómo se siente tu boca. (Por favor, no lo hagas realmente; ¡sólo estamos haciendo una observación!).

Problemas dentales comunes en los perros

Los perros se enfrentan a muchas de las mismas dificultades de higiene bucal que tú y yo. Entre ellas se encuentran:

  • Halitosis – un término elegante para el mal aliento, es un síntoma demasiado a menudo ignorado de un problema de higiene oral subyacente
  • Placa: acumulación de material en el esmalte de los dientes
  • Gingivitis: inflamación de las encías, causada por una infección debajo de la línea de las encías
  • Caries – descalcificación del diente que provoca caries (poco frecuente en los perros, pero puede ocurrir)
  • Periodontitis – enfermedad que ataca las encías y los huesos que rodean los dientes
  • Piorrea – inflamación severa de las cavidades dentales que puede dar lugar a dientes sueltos y pus

Complicaciones graves de una mala salud bucal en los perros

Las infecciones o enfermedades en la boca pueden causar dolor a tu perro. Esto puede no ser obvio externamente ya que los perros, como todos los animales, son instintivamente reacios a mostrar signos de sufrimiento o debilidad.

Dolor en la boca

El propietario observador puede notar una reticencia a coger cosas con la boca, un mayor cuidado al comer (los labradores tienden a ser comedores ruidosos y rápidos) o incluso una pérdida de interés por comer.

Por increíble que parezca, las infecciones bucales no tratadas pueden provocar la formación de agujeros conocidos como fístulas entre la boca y las fosas nasales.

Y si la infección llega al hueso, la debilidad resultante puede dejar a tu perro vulnerable a una fractura de mandíbula.

Infecciones viajeras

A menudo, lo que ves en la boca de tu perro es sólo la punta del iceberg. Lo que empieza ahí puede acabar en lugares que nunca habrías considerado.

Las infecciones que se producen en los delicados tejidos que rodean los dientes pueden llegar al torrente sanguíneo. Una vez allí, se dirigen a los órganos vitales y a cualquier otro lugar al que quieran viajar.

Las bacterias segregan toxinas y estas toxinas, una vez en la sangre, encuentran nuevos hogares en el cerebro, los riñones y el corazón.

Algunos veterinarios están convencidos de que estas bacterias pueden desplazarse por el cuerpo y establecer nuevas colonias en los órganos vitales.

Estas infecciones secundarias pueden provocar daños permanentes en los órganos, causar dolor crónico e incluso resultar mortales.

Tratamiento de las enfermedades bucales caninas

Cuando una enfermedad bucal grave se ha instalado, se requiere ayuda profesional. Quizá te sorprenda saber que hay veterinarios especializados en el cuidado dental. Por ello, existen todo tipo de opciones de cuidado para tu perro.

Una limpieza profesional puede ser suficiente para eliminar grandes cantidades de placa acumulada, pero los problemas más graves pueden requerir extracciones o cirugía dental.

Todos estos procedimientos requieren el uso de anestesia, algo que nunca debe tomarse a la ligera.

Como puedes imaginarte, las facturas de los servicios dentales para perros se acumulan rápidamente y pueden ir de cientos a algunos miles de euros. ¿Tu mejor opción? Evitar los problemas dentales cuidando los dientes de tu perro en casa.

El cuidado de los dientes y la boca de tu Labrador Retriever

El cuidado dental de tu labrador debe formar parte de tu rutina de mantenimiento de la salud desde el día en que lleves a tu nuevo cachorro a casa.

Nutrición adecuada

Una dieta nutritiva es la clave para que tu perro goce de buena salud de principio a fin.

Muchos alimentos para perros pretenden ayudar a la higiene dental, especialmente al control del sarro.

Las croquetas secas, en particular, tienen una acción abrasiva que ayuda a limpiar los dientes, y no se adhieren a ellos tan fácilmente como la comida húmeda. Por otro lado, alimentar a tu perro con carne le proporciona enzimas que pueden ayudar a mantener la boca sana.

Juguetes y golosinas para masticar

Aprovecha la inclinación natural de tu labrador por masticar cosas (especialmente cuando es un cachorro) y podrás ayudarle a ayudarse a sí mismo.

Muchas golosinas comestibles para masticar ayudan a eliminar la placa y el sarro, especialmente las que están hechas de cuero crudo.

Lo mejor de todo es que no hace falta ningún tipo de estímulo para que un labrador mastique. Ojalá pudiéramos convencer a nuestros hijos con tanta facilidad de que se cuiden los dientes.

Todavía no está claro sobre si los huesos de nylon cumplen la misma función, pero hay muchos juguetes no comestibles hechos de goma que están especialmente diseñados para ayudar a limpiar los dientes de tu perro. Y, además, le resultará muy divertido jugar con ellos.

juguetes de goma masticables especialmente diseñador para ayudar a limpiar los dientes de tu perro labrador retriever
Hay juguetes masticables de goma diseñados para ayudar a limpiar los dientes de tu Labrador Retriever

VOHC – Consejo de Salud Oral Veterinaria

Un pequeño grupo de veterinarios de Estados Unidos ha formado el Veterinary Oral Health Council (Consejo de Salud Oral Veterinaria) y ofrecen su sello de aprobación a los productos que consideran especialmente beneficiosos para la higiene oral y dental de las mascotas.

Publican una lista de alimentos y golosinas que cumplen sus criterios y es un buen punto de partida a la hora de elegir opciones de cuidado dental pasivo para tu labrador retriever.

¿Son eficaces los juguetes y golosinas para masticar?

El uso diario de golosinas y juguetes de calidad puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades de los dientes y de las encías al limpiar la placa. Sin embargo, ten cuidado: el uso excesivo de golosinas puede hacer que tu perro engorde.

Para algunos perros, este nivel de cuidado de los dientes será suficiente para evitar las enfermedades e infecciones bucales.

Sin embargo, para otros, pueden surgir problemas. Las razones pueden ser ambientales, la edad del perro o simplemente sus características físicas únicas (sistema inmunitario menos activo, dientes apiñados que se resisten a la limpieza, etc.).

La forma más segura de mantener sana la boca de tu labrador es adoptar un enfoque práctico.

1) Compra un cepillo y pasta dentífrica

Compra un cepillo y una pasta especialmente fabricados para perros.

Elige un cepillo del tamaño adecuado para tu perro. Elige un sabor de pasta que creas que a tu labrador le va a encantar, como la de ave o la de mantequilla de cacahuete. ¡Qué rico!

Es fundamental evitar las pastas de dientes para personas, ya que contienen ingredientes perjudiciales para tu perro.

2) Espere a que tu perro esté relajado

Justo después de comer o en cualquier otro momento animado del día no es la mejor opción para hurgar en la boca de tu perro.

Tú eres quien mejor conoce a tu labrador: elige un momento en el que suela estar calmado para conseguir la mínima resistencia. Crea una rutina respetando esa hora.

3) No seas amenazante

Si te ciernes sobre tu perro, lo inmovilizas o lo mantienes en su sitio, te asegurarás de que el momento de la limpieza de los dientes sea un desastre.

Debes acercarte de forma tranquila y amistosa a la altura del perro.

Es posible que debas realizar algunas sesiones de entrenamiento en las que simplemente frotes con tus dedos las encías y los dientes del perro para que se acostumbre a la actividad.

4) Exponer las encías

Utiliza tu dedo (limpio) para retirar los labios del perro y exponer la línea de las encías. Esta es una gran oportunidad para inspeccionar visualmente los dientes y las encías en busca de cualquier problema evidente.

5) Cepilla en ángulo

Con la pasta en el cepillo, inclínalo en un ángulo de 45 grados para que las cerdas trabajen suavemente en la línea de las encías.

Utilizar un movimiento circular o de vaivén es más bien una cuestión de elección personal, ya que ambos métodos tienen partidarios en la comunidad veterinaria.

6) Centrarse en el exterior

No pongas a prueba la paciencia de tu perro, así que limítate a pasar un par de minutos limpiando el borde exterior de los dientes.

Intenta eliminar la mayor cantidad posible de placa y otras materias sin ser demasiado agresivo. El sangrado ocasional de las encías no es algo fuera de lo normal, pero si ocurre con regularidad puede que estés presionando demasiado.

7) Termina con una recompensa

Cuando hayas terminado, asegúrate de elogiar a tu perro por haberse portado tan bien. Puedes ofrecerle una golosina o simplemente dedicarle algunos mimos y caricias.

Vídeo instructivo del cepillado de dientes de un perro

Para los que aprenden visualmente, aquí hay un buen vídeo instructivo de la Dra. Oliver Espiga que muestra cómo limpiar los dientes de un perro y la técnica correcta de cepillado.

Reflexiones finales

Esperamos haberte hecho reflexionar sobre la higiene bucal de tu perro.

Como en todos los aspectos del cuidado de la salud canina, la prevención es la mejor medicina.

Si el cepillado forma parte de su rutina diaria, podrás añadir años a la vida de tu perro.

¿Vale entonces la pena dedicar 2 minutos de tu día?