Saltar al contenido

Cómo limpiar las orejas de tu Labrador Retriever y por qué debes hacerlo

como limpiar las orejas de tu labrador retriever

Una parte importante de la responsabilidad de tener un animal de compañía consiste en cuidarlo adecuadamente. Esto incluye la alimentación, las visitas regulares al veterinario, los paseos diarios y, por supuesto, el aseo.

Aunque muchas personas prefieren cepillar ellas mismas a sus perros como forma de establecer un vínculo con su mascota y ahorrar dinero, hay que asegurarse de hacerlo correctamente para que el perro obtenga el máximo beneficio y, por supuesto, para asegurarse de no hacer ningún daño.

Las orejas son una zona del cuerpo que a menudo se pasa por alto a la hora de asearlas y requieren un cuidado especial por ser tan sensibles. Aprende a limpiar las orejas de tu Labrador Retriever de forma rápida, eficaz y, sobre todo, segura, en esta guía.

¿Por qué limpiar las orejas de tu labrador?

Los perros tienen las orejas internas curvadas y retorcidas y esta anatomía proporciona el entorno ideal para las bacterias, las levaduras y los parásitos. Los oídos internos también pueden acumular fácilmente los residuos, ya que tendrán que viajar a través de varias curvas para salir.

Limpiar regularmente los oídos de tu labrador te da la oportunidad de comprobar si hay residuos y otros problemas. También ayuda a prevenir la proliferación de bacterias dañinas. La limpieza de los oídos de tu perro es especialmente importante si tiene mucho pelo en el interior del oído o mucha cera.

La limpieza de los oídos también ofrece la oportunidad perfecta para comprobar si hay irritación o infección.

Si notas algún problema en los oídos, como, por ejemplo:

  • Pérdida de pelo
  • Piel costrosa
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Mal olor o secreción

Llévalo al veterinario antes de limpiarlo. Hacer cualquier limpieza en este punto puede causar más irritación y posiblemente dificultar el diagnóstico de tu veterinario.

Además, si ves cera del oído de color negro o marrón que se parece a los posos del café, tu perro podría tener ácaros microscópicos en el oído, lo que también aconseja una visita al veterinario.

¿Cómo saber si tu labrador tiene una infección de oído?

Hay algunas cosas a las que hay que prestar atención que pueden indicar una posible infección de oído:

  • Si tu perro se rasca o se frota repetidamente la oreja
  • Cualquier secreción del oído
  • Cualquier crecimiento o hinchazón en o alrededor de la oreja
  • Cualquier olor procedente del oído
  • Dolor o enrojecimiento en el interior del oído
  • Sensibilidad al tacto o dolor alrededor de las orejas

El riesgo de infección es mayor entre los perros que nadan o se bañan con regularidad, sobre todo en las razas con orejas largas y caídas. Esto hace que un labrador retriever sea especialmente susceptible, por lo que es importante vigilar de cerca sus orejas.

Puedes minimizar el riesgo de infección secando bien los oídos de tu perro, poniendo bolas de algodón en los canales durante el baño o utilizando una solución para secar los oídos después de nadar.

Sin embargo, aunque hagas estas cosas, no debes dejar de limpiar regularmente los oídos de tu perro, ya que te permite comprobar si hay infecciones y prevenirlas.

¿Cómo puedes prevenir las infecciones de oído en tu labrador?

¿La respuesta es sencilla? – Limpiando regularmente sus oídos.

En el caso de un perro como el labrador, cuyas largas orejas cubren los canales, lo que le hace propenso a los problemas de oído, deberías inspeccionar y limpiar suavemente sus oídos una vez a la semana.

Esto mantendrá sus oídos óptimamente limpios, sanos y libres de infecciones y te dará la oportunidad de detectar cualquier problema a tiempo para abordarlo o conseguir ayuda profesional si es necesario.

Cómo eliminar el exceso de pelo de las orejas de tu perro – Si es necesario

Dependiendo de la raza que tengas, tu mascota puede tener una gran cantidad de pelo alrededor de la parte exterior de su oreja.

Esto es bastante fácil de eliminar, ya que simplemente puedes recortarlo con un par de tijeras suaves, como las tijeras de manicura, siempre y cuando tu perro no se retuerza ni se mueva, haciéndolo potencialmente peligroso.

No es conveniente que el pelo de fuera de las orejas crezca demasiado, ya que puede apelmazarse o simplemente favorecer la presencia de bacterias. Esto también hará que la humedad se acumule alrededor de las orejas.

¿Se puede arrancar el pelo interior de las orejas?

A algunos perros les crecerá el pelo fuera de sus canales auditivos, pero esto no es siempre el caso. Algunos expertos dicen que se puede arrancar este pelo, mientras que otros sugieren evitarlo. Es buena idea consultar primero a tu veterinario o a un peluquero profesional.

En algunos casos, te dirán que este pelo interno no supone ningún problema y que puede dejarse. En otras situaciones, pueden darte instrucciones sobre cómo quitarlo tú mismo o sugerirte que lleves a tu perro para que se lo quiten regularmente.

En el caso de un exceso de pelo en esta zona, pueden formarse enredos o esteras si no se recorta y/o depila con regularidad.

Puedes utilizar el dedo índice y el pulgar para eliminar parte del exceso de pelo a lo largo de la aleta de la oreja o en su interior.

Sólo hay que arrancar pequeñas cantidades cada vez -el menor número de pelos posible para evitar el dolor- y asegurarse de que se tira en la dirección del crecimiento del pelo. A veces, rociar polvos secantes para los oídos ayuda a secar la cera y facilita este proceso.

Asegúrate de no quitar el pelo que esté más de un centímetro dentro de la abertura del oído, ya que esta parte del oído sólo debe ser tocada por un veterinario capacitado. En general, se acepta que el pelo interno del oído debe dejarse y que esta parte del oído es esencialmente autolimpiante. Por lo tanto, déjalo a menos que te lo indique el veterinario.

Si hay que quitarlo, sigue el mismo proceso para eliminar el pelo con pinzas o pinzas hemostáticas. Pero asegúrate de que tu veterinario o un peluquero profesional te enseñen cómo hacerlo antes de intentarlo por tu cuenta.

Productos recomendados para limpiar las orejas de tu perro

La más importante de todos los productos para lavar las orejas de tu perro es un limpiador ótico.

Asegúrate de seleccionar una solución de limpieza segura que esté diseñada para ser utilizada en los oídos caninos sin causar daños. Elegir una solución barata puede resultar incómodo para tu perro o exponerlo a materiales tóxicos. Si no estás seguro de qué solución de limpieza de oídos utilizar, pide sugerencias a tu veterinario.

También deberás tener a mano bolas de algodón o un elemento similar. Una alternativa es envolver una gasa alrededor de tu dedo. No utilices nunca algo más duro o áspero que una gasa o unas bolas de algodón, ya que puede dañar el oído interno o causar irritación.

Dependiendo de tus preferencias, también puedes conseguir unos guantes desechables para usar mientras limpias los oídos. Si lo prefieres, también puedes limitarte a lavarte muy bien las manos antes y después de acicalar sus orejas.

Si tu perro tiene mucho pelo en el interior de la oreja (pero no en el conducto), es conveniente que te hagas con unas pinzas que te ayuden a eliminar este pelo.

También puedes utilizar pinzas hemostáticas, que son similares a las pinzas largas y tienen espacio para que puedas sujetarlas fácilmente con los dedos.

Guía en vídeo: Cómo limpiar las orejas de tu perro

Además de leer sobre el tema, muchas personas se beneficiarán de ver un vídeo instructivo útil sobre cómo limpiar las orejas de su perro. Por lo tanto, hemos proporcionado el mejor que pudimos encontrar a continuación.

Puedes leer este artículo y luego volver a ver este video – o viceversa – Pero te recomendamos que haga ambas cosas para obtener el consejo más completo.

Este vídeo de la Clínica Veterinaria Corvet es fácil de seguir y, dado que contiene instrucciones de un veterinario, evita la necesidad de que el veterinario de tu mascota te muestre cómo realizar una limpieza de oídos.

Instrucciones paso a paso para limpiar las orejas de tu perro

A continuación, te explicamos cómo limpiar las orejas de tu perro para mantenerlas en un estado de salud óptimo. Con un poco de práctica, todo el proceso te resultará fácil en poco tiempo.

Cómo sujetar a tu perro

Aunque hay varias formas de sujetar al perro, a muchas personas les resulta más fácil colocarlo sobre una mesa y tumbarlo boca abajo o de lado. A continuación, puedes rodearlo con el brazo para mantenerlo en su sitio durante la limpieza.

Si el perro se resiste y se retuerce, es posible que tengas que pedir la ayuda de otra persona para que lo sujete durante el procedimiento. Sin embargo, lo mejor es que entrenes a tu perro para que acepte la manipulación.

Tal vez, entrena a tu perro para que acepte la manipulación

A la mayoría de los perros no les gusta que les toquen las orejas, así que hay que trabajar con ellos para que se acostumbren a que se las manipulen desde pequeños, si es posible.

Esto puede ser tan sencillo o difícil como tú lo hagas, pero la idea principal es empezar tocando suavemente a tu mascota cuando todavía es un cachorro y acostumbrarlo poco a poco a esto antes de pasar a la limpieza de las orejas.

Para más información sobre este proceso, puedes consultar este artículo sobre cómo enseñar a tu cachorro a aceptar la manipulación:

Realiza un examen de los oídos

El primer paso de la limpieza de las orejas de tu perro en una determinada sesión de acicalamiento es examinarlas.

Presta atención a los signos de advertencia de infección o irritación y si observas algún problema, no limpies las orejas. En su lugar, concierta una cita con el veterinario para que revise a tu cachorro y espera a limpiarle las orejas hasta que el veterinario diga que es seguro.

¿Hay que eliminar el exceso de pelo?

Durante la inspección, debes comprobar si hay un exceso de pelo.

Cualquier pelo enmarañado, excesivo o abultado, ya sea alrededor de la abertura del oído o en el canal auditivo, limita el flujo de aire dentro y alrededor del oído, creando un ambiente viciado para que crezcan las bacterias y la levadura, además de permitir que se acumulen la cera y los desechos.

Todos estos problemas pueden provocar una infección, por lo que es conveniente eliminar el exceso de pelo. Sin embargo, como hemos dicho anteriormente, en el caso del pelo interno del canal, debes consultar a un veterinario antes de intentar eliminarlo por ti mismo. Es posible que no sea necesario dejarlo y que no quieras causar ningún daño.

¿Está sucio el oído interno?

Si lo está, humedece un algodón con solución limpiadora para oídos caninos y utilízalo para limpiar los oídos. Si no tienes a mano una solución específica para oídos, también puedes utilizar aceite de hamamelis.

Ten en cuenta que el oído interno es especialmente delicado, por lo que lo ideal es que tu veterinario te enseñe la forma correcta de limpiar esta zona. También puedes ver un vídeo, como el mencionado anteriormente.

Empezar por dentro y trabajar hacia fuera

Cuando limpies, empieza por el interior de la oreja y ve saliendo poco a poco.

Empieza con una bola de algodón limpia mojada en limpiador ótico y limpia desde el exterior del canal auditivo hasta la solapa exterior de la oreja, la zona que puedes ver fácilmente.

A continuación, vierte el limpiador directamente en cada oreja y masajea la base de las orejas durante medio minuto, lo que no debería resultar incómodo para tu mascota y, si lo fuera, deberías consultar a un veterinario.

Una vez transcurridos los 30 segundos, deja que tu perro sacuda la cabeza y, a continuación, utiliza la gasa o el algodón para retirar el limpiador, limpiando desde el interior hasta el borde exterior del pabellón auditivo.

Puedes repetir este proceso si es necesario.

Cosas que debes evitar hacer

No introduzcas nunca bastoncillos de algodón ni ningún instrumento sólido en el canal auditivo de tu perro, ya que podrías dañar el oído interno.

También debes evitar limpiar el oído en profundidad o con frecuencia, ya que ambas acciones provocan irritación.

Puedes utilizar un bastoncillo de algodón o un elemento similar para limpiar el oído externo si tu perro no se resiste ni se retuerce, pero nunca lo introduzcas en el oído; siempre debes poder ver todo el bastoncillo.

Dado que el movimiento puede hacer que el bastoncillo entre accidentalmente en el oído, la mayoría de los veterinarios desaconsejan su uso porque introducir objetos demasiado dentro en el oído puede empujar los residuos y la cera hacia el interior o romper el tímpano. De todos modos, las bolas de algodón y las gasas serán más eficaces.

Además, como ya hemos dicho, no limpies nunca los oídos de tu perro si notas algún signo de infección, irritación o hinchazón. En su lugar, pide una cita con tu veterinario. Él buscará los síntomas y determinará si es seguro limpiar el oído de tu perro o si necesita un tratamiento médico primero.

Conclusión

Limpiar los oídos de tu perro es probablemente más fácil de lo que crees.

Con los útiles adecuados y el conocimiento de lo que no se debe hacer, puedes limpiar las orejas de tu labrador tú mismo sin tener que ir al veterinario o a un peluquero.

Sólo recuerda no introducir nunca nada en sus orejas y llevarlo al veterinario si tienes alguna duda. Por lo demás, deberías estar preparado para mantener las orejas de tu perro limpias, cómodas y libres de irritaciones o infecciones.