Saltar al contenido

Cómo enseñar a tu Labrador Retriever a buscar y cobrar

enseña a tu labrador retriever a buscar y cobrar

Nada es más sinónimo del Labrador Retriever que la imagen de un galante perro deportivo trayendo un trofeo para su amo. Después de todo, «retriever» es parte del nombre, así que ¿no debería ser algo natural para el perro?

Los labradores suelen estar programados para ir a buscar un objeto y devolverlo a sus dueños.

Sin embargo, los perros son individuos primero antes de ser una raza. Pueden decidir hacer cosas completamente contrarias a sus ancestros.

Por eso, es mejor confiar en el entrenamiento sobre la genética para despertar la herencia de cobro (recuperación) de tu perro.

La genética del cobro (recuperación)

La mayoría de los propietarios de labradores entienden que su perro fue criado para buscar y cobrar más fácilmente que el perro promedio.

Los labradores son razas deportivas utilizadas desde principios de 1800 para sacar a las aves de su escondite. Entonces recuperaban (cobraban) el pájaro una vez que se le disparaba.

Los cazadores todavía usan los Labradores Retrievers de la misma manera hoy en día. Sin embargo, muchos más propietarios disfrutan de las habilidades naturales de cobro de la raza para juegos más relajados de búsqueda o incluso jugando al frisbee (disco volador).

Desafortunadamente, el instinto de cobro no siempre se reparte en cantidades iguales para cada cachorro de labrador al nacer. Algunos propietarios descubren que sus labradores aprenden más lentamente que otros cuando se trata de un juego de búsqueda.

¿Por qué enseñar el cobro a tu Labrador?

Enseñar a tu labrador a buscar y cobrar juguetes es una gran manera de crear un vínculo mientras sacas algo de la energía acumulada de tu perro.

No todos los dueños pueden ir a correr con su perro a su lado. Sin embargo, incluso en esta sociedad tan ocupada, la mayoría de la gente puede lanzar una pelota y dejar que el perro corra de un lado a otro para hacer ejercicio.

El juego de recuperación es también una de las mejores actividades interactivas que puedes hacer con tu perro para construir la comunicación y profundizar tu vínculo.

Este artículo NO es entrenamiento para cobro deportivo en concursos

Antes de entrar en la parte de entrenamiento del artículo, queríamos aclarar que nuestro propósito es ayudarte a entrenar a tu labrador para poder practicar con él juegos de buscar.

También hay un método de recuperación entrenado que se usa en varios deportes caninos y competiciones de obediencia. En esta recuperación, el perro cobra un objeto de una manera muy específica.

Una vez que tu labrador disfrute del divertido proceso de cobro, sin duda podrás ajustarlo para cumplir con los cobros reglamentarios de los concursos, pero eso está fuera del alcance de este artículo.

Rompiendo el cobro natural en los cachorros

¿Qué pasa si a tu labrador no le gusta cobrar? Aunque hay varias razones para ello, una experiencia puede haber ocurrido durante sus años de formación.

Imagina que estás jugando con tu joven cachorro de labrador. ¡Tú tiras el juguete y él naturalmente lo busca y te lo trae de vuelta!

Encantado de lo inteligente que es, continúas lanzando el juguete una y otra vez. El cachorro lo persigue cada vez con menos entusiasmo. Finalmente, sólo te mira cuando lanzas el juguete y no hace ningún esfuerzo por buscarlo.

Muchos cachorros, de manera natural, hacen algunos o todos los pasos del cobro. Sin embargo, los dueños se exceden tanto en el juego que los perros acaban aburriéndose.

Si tu cachorro cobra el juguete de forma natural para ti, asegúrate de no involucrarlo tanto en el juego como para que se llegue a hartar de él.

Los cachorros tienen una resistencia y una concentración limitadas. Puedes pedirles fácilmente que lo cobren muchas veces. Entonces, pueden empezar a asociar el juego con el trabajo y no con el juego y pueden estar menos inclinados a continuar cobrando en su etapa de adultos.

Siempre debes terminar cualquier juego o sesión de entrenamiento con tu perro queriendo más. Esto puede significar que le pidas a tu cachorro que recupere unas cuantas veces por semana, una o dos tiradas cada vez, hasta que crezca.

Si tienes la suerte de que tu cachorro te traiga el juguete de forma natural, lo último que desearás es que tu cachorro se queme y cree una asociación negativa con el juego.

Concéntrate en los métodos de entrenamiento positivos

El entrenamiento de perros ha recorrido un largo camino. En el pasado, los entrenadores utilizaban métodos como pellizcos en las orejas y colocar objetos en la boca de sus perros para lograr la recuperación forzada.

No nos suscribimos a estos métodos. Aunque pueden dar resultados, creemos que es a costa de romper el vínculo entre los perros y los dueños.

Hemos aprendido mucho más sobre el comportamiento de los perros y cómo aprenden. La mayoría de los perros trabajan muy felizmente por recompensas. Por lo tanto, este artículo se centrará sólo en las tácticas de entrenamiento positivas.

Entrenamiento con marcador de eventos (Clicker)

Probablemente has oído hablar del entrenamiento con clicker. Es un concepto de refuerzo positivo que utiliza un clic para marcar el momento en que el perro hace lo que tú quieres.

Es como tomar una instantánea del comportamiento correcto para a continuación premiarlo con una golosina. Le estás diciendo a tu Labrador Retriever: «Cuando escuches el marcador de eventos (click), ese es el comportamiento que estoy recompensando».

Somos fans de usar este método. No siempre se puede recompensar a un cachorro en el momento exacto en que el perro hace el comportamiento deseado. Por lo tanto, un sonido te ayuda a enseñarle a marcar el evento que estás recompensando.

Tu perro aprende que cuando escucha este sonido, sabe que hizo algo bien y que viene una recompensa. No siempre tenemos un clicker a mano, así que podemos usar nuestra voz y decir «¡Sí!» como marcador.

No vamos a enseñarte adiestramiento con marcadores de eventos en este artículo. Hay muchas otras fuentes que muestran cómo condicionar a tu perro para asociar el comportamiento deseado con el sonido del marcador.

Te sugiero que aprendas antes que nada este método de comunicación con tu perro para hacer más fácil cualquier concepto de entrenamiento.

Desglosando la búsqueda y el cobro

Aunque parezca un movimiento fluido, el escenario de ir a buscar y cobrar está compuesto en realidad de una serie de pasos más pequeños que tu perro debe conectar entre sí.

Si tu labrador no recupera naturalmente, es mejor enseñar cada segmento por separado antes de conectarlos. Si tu cachorro hace una recuperación parcial, puedes saltarte los pasos que conoce y mover tu atención a la parte en la que la acción se interrumpe.

Aunque vamos a explicar los pasos en orden por razones de simplicidad, ciertamente puedes trabajar en estas acciones en cualquier arreglo que funcione mejor para tu perro.

Antes de comenzar este entrenamiento, averigua cuál es su juguete favorito. Este será su juguete para buscar y cobrar.

No puede jugar con él excepto cuando le enseñes a ir a buscarlo. Cuando no esté entrenando, no debe tener acceso a él.

Siéntalo para comenzar el juego

Muchos perros se emocionan mucho con su juguete. La última cosa que deseas es tu gran labrador saltando entorno a tu mano con la boca abierta.

Para enseñar este primer paso, tu perro ya debe saber la orden de sentarse. También debe disfrutar corriendo detrás del juguete. Este se convertirá en su recompensa.

Ten en cuenta que si ya le has enseñado a tu perro la palabra «siéntate» significa «quedarse guardando esa posición hasta ser liberado». Asegúrate de usar su palabra de liberación cuando lances el juguete para evitar confusiones.

  1. Cuando saques el juguete, dile a tu perro que se siente. En el momento en que su trasero toque el suelo, di «¡Sí!» o haz clic para marcar la acción e inmediatamente lanza el juguete.
  2. Si rompe el «sentado» antes de que tires el juguete, guárdalo detrás de tu espalda. Espera pacientemente hasta que el perro se siente de nuevo e inmediatamente recompénsale con el lanzamiento del juguete.

Tu objetivo es enseñarle a tu cachorro que sentarse significa que vas a lanzarle el juguete y saltar como un loco significa que te vas.

Perseguir el juguete

Los perros tienen un deseo arraigado de perseguir las cosas que huyen de ellos. Así es como se alimentan sus primos salvajes. Los lobos que no persiguen a sus presas mueren de hambre muy rápidamente en la naturaleza.

Muchos perros persiguen cosas, pero no las cobran. Por ahora, sólo recompénsale por perseguir.

  1. Consigue un juguete que le guste y juega con él para entusiasmarlo. Incluso puedes dejar que tu perro casi lo agarre y luego lo alejas en el último segundo. Esto aumenta su impulso de presa.
  2. Debes hacer que el perro se frustre un poco por no poder conseguir el juguete. Entonces será más probable que lo consiga una vez que tenga la oportunidad.
  3. Entonces, tira el juguete a una corta distancia. Cuando tu perro corra detrás de él, di «Agárralo» o “Cógelo” y cuando llegue a él, haz clic con el marcador de eventos o di «¡Sí!» y recompénsalo con un premio.
  4. Lo ideal es que tu perro corra hasta el juguete. Si no lo hace, simplemente haz clic y dale un premio cuando mire el juguete. En sesiones de entrenamiento posteriores, haz que de unos pasos hacia el juguete antes de marcar el comportamiento con un clic y un premio.
  5. Sigue progresando hasta que vaya hacia el juguete de forma fiable cada vez.

Recuerda que el entrenamiento con marcadores se basa en la sincronización. No hagas clic y premies cuando tu perro se aleje del juguete. Asegúrate de que se dirija a él cuando marques su acción.

Recoger el juguete

La mayoría de los cachorros recogen cosas de forma natural en sus bocas. Sin embargo, a veces los perros son entrenados para no agarrar objetos en casa y son castigados por poner cosas en su boca.

En lugar de darle a los cachorros juguetes y que recojan cosas que se supone no deben morder, la gente corrige a los cachorros por usar la boca y, sin saberlo, estropean el instinto del perro.

Si tu perro es reacio a recoger objetos, puede que le haya pasado esto.

Si tu labrador recoge objetos de forma natural. ¡Genial! Simplemente marca el comportamiento con un clic o «¡Sí!» y dale un premio a cambio del juguete.

Si no quiere recoger el juguete, así es como puedes superar este problema.

  1. Coloca el juguete en el suelo. Cualquier interés que muestre, por pequeño que sea, recompénsalo. Si tu perro va a él y pone su boca sobre él, marca y premia. Incluso si tu cachorro sólo lo huele, marca y premia.
  2. Una vez que tu perro entienda el juego y aprenda que el interés por el juguete equivale a un premio, aumenta el criterio.
  3. Si antes se acercaba y lo olía para obtener una recompensa, ahora espera a que ponga su boca sobre él.
  4. Si ya está poniendo su boca en él, ahora espera a que lo recoja.
  5. Si no puede entender que el juguete debe colocarlo en su boca cuando está en el suelo, mira si jugará contigo cuando lo sostengas. Haz clic si es así y dale premio y luego vuelve a intentarlo en el suelo una vez que entienda que cualquier cosa que haga con el juguete significa golosinas.

Lo bueno del adiestramiento con marcador es que una vez que tu perro comprende el concepto, empezará a ofrecer nuevos comportamientos cuando sus acciones anteriores ya no funcionen.

Recuerda, esto no sucede de la noche a la mañana. Probablemente tendrás que hacer varias sesiones de entrenamiento.

Una vez que tu perro esté recogiendo rutinariamente el juguete en su boca, puedes añadir la orden de «Recoger», «Conseguir» o cualquier otra palabra que quieras usar para asociar el juguete con su boca.

Sostén el juguete

Una vez que tu perro sea capaz de recoger el juguete, puedes enseñarle a sostenerlo en la boca.

Al principio, aumenta el tiempo que tiene para sostenerlo por unos pocos segundos. No quieras ir demasiado rápido y pedirle que lo sostenga demasiado tiempo. Lo sacará de su boca antes de que tengas tiempo de marcar y recompensarlo por sostenerlo.

  1. Para hacer esto, tienes que aumentar gradualmente el tiempo que marcas y premias. Lentamente, aumenta el criterio entre el momento en que tu perro lo recoge y el momento en que se le recompensa.
  2. Además, ten mucho cuidado con el tiempo que marcas el comportamiento. Recuerda que los marcadores de «clic» o «sí» hacen que tu perro se imagine el comportamiento que estás premiando.
  3. El perro debe seguir sosteniendo el juguete. No lo marques cuando esté en el proceso de sacárselo de la boca o cuando le estés enseñando a dejarlo caer, no a sostenerlo.

Tu objetivo es aumentar lentamente el tiempo hasta que tu perro espere a que lo marques, ya sea verbalmente o con un clicker, antes de expulsar el juguete de su boca y obtener un premio.

Intenta que lo sostenga por lo menos de tres a cinco segundos antes de agregar el siguiente paso.

Trae el juguete

Ahora que tu cachorro entiende que quieres que sostenga el juguete, es hora de que te lo traiga.

  1. Empieza a alejarte de tu perro cuando esté sosteniendo el juguete.
  2. También puedes intentar llamarlo, pero a veces esto hará que deje caer el juguete. Tu objetivo es conseguir que tu perro dé el primer paso hacia ti con el juguete en la boca.
  3. Tan pronto como veas ese paso, márcalo y premia. Una vez que tu perro lo haga de forma consistente, puedes pedirle dos pasos, luego tres y así sucesivamente.
  4. Aumenta gradualmente la distancia hasta que tu labrador comprenda que la recompensa sólo se produce cuando el juguete vuelve a ti.

Suelta el juguete

Un problema común con algunos perros es que no quieren renunciar a su premio. Tienes que mostrarle que cuando suelta el juguete, recibe un premio y el juego continúa.

  1. Cuando tu perro te traiga el juguete, ponle una golosina bajo la nariz y espera. Cuando abra la boca para el premio, marca el comportamiento y cambia el juguete por el premio.
  2. Si tu perro no acepta el intercambio, ¡puede que no tengas una golosina lo suficientemente buena! Prueba a experimentar con diferentes golosinas sabrosas y encuentra una con un valor fuerte en la mente de tu perro.
  3. También puedes intentar tirar la golosina al suelo para darle un enfoque diferente. Independientemente de lo que funcione mejor, marca el momento en que tu labrador libere el juguete con tu voz o con un clicker.
  4. Una vez que tu cachorro haya entregado el juguete, tíralo de nuevo. Debes enseñarle que entregar el premio hace que el juego siga adelante.
  5. Cuando tu perro lo haga regularmente, añade la orden «Tíralo» o “Suéltalo” y recompénsalo por el mismo comportamiento. Esto construye una asociación en la mente de tu perro entre la orden y la acción.
  6. Con el tiempo, a medida que tu perro aprenda lo que quieres, puedes eliminar los premios y hacer que simplemente trabaje por el placer de perseguir el juguete.

Poniendo todos los pasos anteriores juntos

Si has seguido entrenando de forma positiva, tu perro disfrutará de estas cortas sesiones y empezará a juntar las piezas.

  1. Comienza el escenario completo pidiendo que se siente.
  2. Tira el juguete a unos pocos pies de distancia, suelta a tu perro, dile que vaya a buscarlo, que te lo traiga y que lo deje caer.
  3. Si tu perro se detiene a un paso y espera tu recompensa, se paciente y aguanta. Observa si se mueve al siguiente paso y conecta los puntos. No lo premies demasiado rápido. Dale tiempo para resolver los problemas.
  4. Si tu labrador sigue sin poder juntar todo, vuelve a donde se está atascando y entrena esta parte otra vez.

Recuerda ir al paso de tu cachorro. Aunque nos parezca de sentido común que los mismos pasos se den tanto si el juguete está a cinco como a diez pies de distancia, es posible que tu perro no haga la misma conexión.

Una vez que tu labrador comprenda cómo buscar y cobrar a unos pocos pies de distancia, alarga gradualmente el lanzamiento del objeto. Intenta mezclar las recuperaciones cortas y largas para que tu perro aprenda que, sea cual sea la distancia, se aplican los mismos principios.

Una vez que domine este concepto, podrás introducir el juego en nuevos lugares con diferentes juguetes, siempre comenzando por las recuperaciones a corta distancia.

Si se confunde, regresa al paso donde lo hacía confiablemente y construye desde esta base.

Recuerda, la repetición de los comportamientos correctos y el refuerzo positivo son los ingredientes necesarios para construir una recuperación sólida.

Con el tiempo, puedes eliminar las golosinas y hacer que tu perro trabaje por el placer del juego.

¡Ayuda! Mi labrador no va al juguete: Cómo solucionar los problemas

Aquí hay algunos problemas comunes que suelen ocurrir con la búsqueda y el cobro y algunas ideas sobre cómo remediarlos. Cada perro es un individuo único, por lo que podrías necesitar un entrenador para casos más difíciles.

Si tu labrador «abandona»

Si notas que tu perro no va, hay algunas razones posibles.

  1. Puede que estés elevando tu criterio demasiado rápido. Este es el problema más común. La mayoría de los dueños de perros tratan de ir demasiado rápido y confunden a su alumno.
  2. Es posible que estés forzando a tu cachorro. Es necesario que los tiempos de entrenamiento sean breves y dulces. Es mejor hacer cuatro sesiones de entrenamiento de cinco minutos durante el día, que una larga sesión de 20 minutos.
  3. Puede que no hayas encontrado su motivación. Prueba con otro juguete o golosina para encontrar qué es lo que le da esa chispa extra.

Si tu labrador se mantiene alejado y no viene a ti

Muchos dueños entrenan erróneamente a sus perros para que huyan y los persiguen. Este es un juego natural para que los cachorros se involucren junto con sus dueños y es fácil para un perro volver a esto cuando interactúa con su dueño.

Por supuesto, lo ideal es que nunca enseñes a tu labrador que es divertido perseguirlo.

Sin embargo, si el tuyo ya ha descubierto esta alegría, puedes remediarlo mostrándole que acudir a ti es aún más divertido que huir.

  1. Anima a tu perro a que se acerque a ti corriendo hacia atrás o huyendo de él.
  2. Utiliza el método de entrenamiento con marcador para marcar y premiar cada vez que tu perro se te acerque. La mayoría de los perros volverán a por una golosina o un juguete.
  3. Algunos dueños incluso tienen que recurrir a tumbarse y hacer el tonto para que su perro venga a investigar.
  4. Si nada más falla, la paciencia ganará. Sólo siéntate y espera hasta que tu perro decida traer el juguete de vuelta. Si lo deja en algún lugar, vuelve, recógelo y vuelve a intentar la sesión de entrenamiento más tarde.
  5. Sobre todo, nunca persigas a tu perro con el juguete. Eso sólo refuerza lo divertido que es hacerte correr detrás de él.

Tienes que descubrir los gustos individuales de tu perro.

Cuando venga a ti, haz una fiesta tan divertida con juguetes, golosinas y elogios verbales que decida que huir de ti con la golosina no es tan divertido como volver para la fiesta.

Si tu labrador reclama el juguete

A algunos perros les gusta reclamar el juguete corriendo y echándose a morderlo. No entienden la naturaleza repetitiva del juego.

  1. Puedes remediar esto teniendo un segundo juguete escondido contigo. Cuando tu perro se va con su primer juguete, di su nombre y sostén visiblemente el otro juguete.
  2. Tu labrador probablemente no traerá el primer juguete de vuelta mientras corre por el segundo. Por supuesto que, si lo hace, debes hacer una gran fiesta y premiarlo y luego tira el segundo juguete. Si no lo hace, está bien. El objetivo aquí es acostumbrarlo a volver a ti para otro lanzamiento.
  3. Una vez que tu perro corra hacia ti y se siente esperando el segundo juguete, lánzalo en la dirección opuesta y ve a recuperar el primer juguete si lo dejó.

Tu perro aprende que volver corriendo hacia ti después de la persecución, le da otra persecución. Con el tiempo, puedes eliminar el enfoque de dos juguetes y tratar de atraerlo para que vuelva cuando aún tenga el primer juguete en la boca.

La mayoría de los perros se darán cuenta de que traer el juguete de vuelta significa más diversión en la persecución.

Si tu labrador te ignora completamente

Algunos perros se escaparán con su premio y no te prestarán atención. Es como si el juguete les cegara completamente.

Puedes arreglar esto atando una cuerda al juguete. Recuerda no tirarlo muy lejos. Cuando tu cachorro agarre el juguete e intente salir corriendo con él, tráelo suavemente hacia ti tirando de la cuerda.

Cuando regrese, ofrécele el premio. Cuando le des el premio, inmediatamente tira su juguete de nuevo. Esto les ayudará a aprender que volver con el juguete le da un premio y otra persecución.

Si tu labrador deja caer el juguete antes de que llegue a ti

Es una señal probable de que necesitas acortar la distancia de lanzamiento hasta que lo descubra.

  1. Intenta tirar el juguete más cerca hasta que el perro se acerque a ti.
  2. También puedes retroceder un poco cuando tu perro se acerque para animarle a dar unos pasos más. Marca y premia cada vez que camine un paso extra con el juguete.

Una vez más, sólo marca el comportamiento que quieres enseñar y avanza lentamente con pequeños pasos. Ir demasiado rápido puede retrasar su entrenamiento.

Si tu labrador no persigue al juguete

Tu cachorro puede mirarte como si estuvieras loco por haber tirado ese juguete. Si no está motivado para mirar en la dirección del juguete, puede que tengas que encontrar otra forma de atraerlo.

  1. Primero, prueba con otros juguetes. Tal vez tu cachorro sea un poco especial y rehúse emplear sus energías en determinados juguetes.
  2. Si tu perro no tiene mucho impulso por el juguete, puede que necesites usar golosinas y tirarlas lejos de ti al principio.
  3. Cuando tu perro vaya a por el premio, marca el comportamiento y prémialo de nuevo cuando venga a ti.
  4. Una vez que tu cachorro domine esta «recuperación» de golosinas, añade la orden «Bien hecho» cuando tire la golosina.
  5. Cuando tu labrador entienda que la orden corresponde a la acción, puedes reemplazar la golosina por el juguete y usar la misma orden «Recuperar».
  6. Ahora debería mostrar interés en el juguete. Deberás marcar y recompensar, mientras aumenta un poco el desafío en cada sesión.

Marca y premia cualquier interés hasta que tu labrador se dé cuenta de que debe perseguir el juguete igual que la golosina.

Si tu labrador pasa por delante de ti sin detenerse

La mayoría de los perros no lo harán si les espera un premio de alto valor.

Sin embargo, si insisten en este juego, puedes arreglarlo haciendo que vuelva a ti en un pasillo o entre dos paredes donde puedas bloquearlo.

Si trabajas con un cachorro joven, puedes sentarte junto a su cama. A muchos cachorros les gusta llevar su juguete a su cama blanda y naturalmente volverá a ese lugar.

Colócate donde sabes que planea ir antes de que lances el juguete.

Si tu labrador deja caer el juguete a tus pies

Una vez que tu labrador comprenda el concepto básico de recuperación, podrás hacer un pequeño ajuste de la entrega. Si prefieres que el perro te deje caer el juguete en la mano, simplemente ignóralo cuando lo deje caer a tus pies.

  1. Haz clic y recompénsale cuando mantenga el juguete en la boca durante un segundo más o cuando lo recoja después de dejarlo caer.
  2. A medida que aprenda a no dejarlo caer hasta que escuche tu orden de liberación, puedes ir pidiéndole que espere a que lo alcances antes de dejarlo caer en tu mano.

Recuerde, retén la golosina y no tires el juguete hasta que haga un movimiento, aunque sea mínimo, más cercano al comportamiento deseado.

Conclusión

Si la idea de que tu Labrador Retriever no pueda cobrar te hace sentir avergonzado, ¡no temas! El entrenamiento a través de este problema es en realidad una gran manera de profundizar tu vínculo con él trabajando juntos hacia un objetivo común como equipo.

En el fondo, el entrenamiento es sólo aprender a comunicarse. Como en cualquier relación, ¡nunca se puede hacer demasiado!