Saltar al contenido

Cómo enseñar a tu cachorro de Labrador Retriever su nombre y cómo debes usarlo

como enseñar a tu cachorro de labrador retriever su nombre

Acabas de traer un cachorro a casa, le pones un nombre, en casa todos usarán su nombre y tarde o temprano tu cachorro se acostumbrará a él, ¿verdad? Así es como se le enseña a un cachorro su nombre…

Bueno, hay algo de verdad en eso, ¡pero podrías hacerlo mucho mejor!

Dedicar tiempo a enseñarle a tu cachorro de labrador su nombre y hacer que todo el mundo lo use sólo de una manera particular puede ser una herramienta increíblemente importante y útil si decides hacerlo de esa manera.

Siguiendo los consejos de este artículo, puedes enseñar a tu cachorro su nombre y usarlo de tal manera que todo el entrenamiento futuro sea más fácil y efectivo y su nombre también se convierta en una herramienta útil para su seguridad.

En cualquier momento en que esté a punto de correr peligro, si puedes llamarle por su nombre y él te presta atención de forma fiable, podrás prevenir muchos desastres inminentes. Pero sólo si se vuelve hacia ti de forma fiable y en todo momento.

Cómo se debe usar el nombre de un perro

Para hacer el mejor uso del nombre de tu Labrador Retriever, tienes que usarlo para significar: «Te estoy hablando y quiero que me escuches y prestes atención.» Debe significar esto y nada más, no se usa por ninguna otra razón.

Cuando llames a tu labrador, debe ser una señal para que se detenga, se vuelva hacia ti y te reconozca, te preste toda su atención y espere más instrucciones.

La capacidad de atraer la atención de tu perro de forma fiable formará una base sólida para un mayor éxito en el entrenamiento posterior, porque es mucho más fácil pedirle a un perro que haga algo cuando está concentrado en ti.

Es muy difícil ordenar a un perro que ni siquiera te reconoce cuando se le llama.

En segundo lugar, puede ser muy bueno para la seguridad cuando tu labrador se dirige hacia problemas.

Por ejemplo, si estuviera persiguiendo una pelota a punto de rebotar en una carretera concurrida, si pudieras llamarle por su nombre y detenerle en su camino para que te prestara atención, bueno, incluso podría salvarle la vida.

Entonces, ¿cómo se logra esto?

Necesitas acondicionar a tu perro para que el sonido de su nombre provoque que te preste atención y que despierte la alegría y la excitación en él como una respuesta natural.

Para ello, sólo debes usar el nombre de tu cachorro de forma positiva, recompensarlo masivamente cuando te preste atención por llamarle por su nombre y NUNCA usar su nombre para nada más.

Y aquí es donde mucha gente comete errores…

Errores comunes cometidos usando el nombre de tu perro

Hay personas que utilizan el nombre de su perro para corregirle, en voz alta, haciéndole sentir al perro como que está recibiendo una reprimenda.

El perro hace algo indeseable y el dueño grita con rabia: «¡PANCHO! ¡DEJA ESO! ¡¡PERRO MALO, PANCHO!!” Y ahora, por supuesto, Pancho comienza a asociar su nombre con cosas negativas.

Lo que está aprendiendo es que al llamarlo por su nombre recibe una reprimenda y esto es algo que NO debes permitir que acontezca.

De esta forma aprenderá a no hacerte caso cuando le llamas y no se parará ni te mirará para focalizar su atención en ti.

¿Por qué tu labrador dejaría de perseguir a un gato, sólo porque al llamarlo ya conoce que le regañarás?

En esos momentos, él siente la libertad y se lo está pasando bien, así que no tendrá deseos de detenerse para darte su atención si ya sabe de antemano que recibirá una reprimenda. Tienes que conseguir que desee detenerse, mirarte y darte su atención.

Además, mucha gente tiende a usar el nombre de su perro como una orden de retirada, para hacer que su perro regrese, gritando: «¡Pancho… PANCHO! ¡VEN! ¡PANCHO!”

Esto está muy mal. Para obtener los mejores resultados debes usar el nombre de tu perro en los momentos en que quieres que se focalice en ti. Es una orden y no puede tener dos significados.

Llama por su nombre a tu perro positivamente y con calma, luego pausadamente deja pasar un corto espacio de tiempo y posteriormente emite una siguiente orden: «Pancho…(pausa)…ven!” Debe percibir que el escuchar su nombre no se trata de una orden. Debe saber que si hay una orden, vendrá a continuación de su nombre.

Finalmente, trata de no ponerle un apodo a tu perro o usar diversos nombres. A pesar de que con el tiempo aprenderá a responder a diversos nombres, estarás perdiendo la efectividad del hecho de que tenga un único nombre y seguramente acabarás confundiéndolo.

Podemos equivocar a nuestro perro con el significado de su nombre

Si eres culpable de los errores anteriores cuando dices el nombre de tu perro, piensa que para ellos podría significar hasta tres cosas diferentes:

  1. Párate y focalízate en mi
  2. No te estás portando bien, te voy a dar una reprimenda
  3. ¿No quieres venir hacia mi? Más vale que vengas porque estoy enojado

¡¿Te das cuenta de la diversidad de significados que puede representar su nombre para tu perro?! Seguramente sea la única palabra que representa tantas acepciones diferentes para tu labrador, confundiéndolo y perdiendo totalmente el gran poder que podría tener el llamarlo por su nombre.

Necesitamos eliminar el uso de las frases segunda y tercera que relacionan su nombre con experiencias negativas.

Y necesitamos concentrarnos en la primera frase, usándolo sólo para llamar la atención y sólo con una voz calmada y positivamente, siempre acompañando su nombre con una experiencia que le sea agradable.

Debes procurar que sepa y entienda que su nombre tiene una única acepción y que al oir su nombre automáticamente le venga a la cabeza: «¡Sí! ¡Es mi nombre! ¡Alguna cosa buena va a acontecer!» y que pare cautomáticamente cualquier cosa que esté realizando y que acuda a ti.

Cómo enseñar a un cachorro su nombre en 10 pasos

Tu cachorro aprenderá su nombre de forma natural con poco esfuerzo por tu parte si lo utilizas y lo usas con suficiente frecuencia.

Pero por las razones anteriores, es muy beneficioso tanto para ti como para tu labrador que lo hagas de forma estructurada y con objetivos claros.

A continuación, se presenta un proceso de 10 pasos que puedes seguir para enseñar a tu cachorro de Labrador Retriever su nombre y hacer que deje de hacer lo que está haciendo de manera confiable para prestarte atención en casi cualquier situación.

Paso 1: Primero conseguir su atención

Asegúrate de iniciar el proceso cuando sólo estéis tú y tu cachorro, en casa solos, sin distracciones y con una bolsa de golosinas para usar como recompensa.

No empieces si tu cachorro está cansado, sobreexcitado o muy distraído por algo y empieza en un momento en el que ya tengas la atención de tu cachorro.

Di el nombre de tu cachorro sólo una vez con una voz cálida y alegre, con la esperanza de llamar su atención.

Si no consigues su atención (después de todo, todavía no sabe su nombre), inténtalo de nuevo después de una pequeña pausa, pero da un fuerte aplauso con las manos o un beso para ayudar a conseguir su atención.

Paso 2: Inmediatamente marca y recompensa

En cuanto tu cachorro te mire y te preste atención, marca INMEDIATAMENTE el comportamiento con una palabra (¡SÍ!, ¡BUENO!) o un clic si está usando un clicker.

Luego dale una pequeña recompensa de comida y muchos elogios. Inicialmente, esta recompensa y elogios es lo que animará a tu cachorro a mirarte cuando le llames.

Paso 3: Perder la atención, y luego intentarlo de nuevo

Ahora permite que tu cachorro desvíe su atención de ti y repite su nombre una vez más. Tan pronto como te mire y tengas su atención, márcalo de nuevo y dale una golosina y un elogio.

Paso 4: Repetición

Repite los pasos 1 a 3 al menos 8 a 10 veces en el transcurso de un par de minutos. Más que esto y tu cachorro se aburrirá de todo y el entrenamiento perderá su efectividad.

Repita los pasos 1 a 4 cada par de horas durante unos días. Tu cachorro pronto aprenderá que su nombre significa un premio y un elogio y aprenderá a dirigirse a ti cuando le llames por su nombre.

Paso 5: Variar el lugar de entrenamiento

Mezcla los lugares donde le enseñas a tu cachorro su nombre. Como aún es pronto, sólo hazlo cuando estés solo y las distracciones sean mínimas ya que necesitamos preparar a nuestro cachorro para el éxito.

Su capacidad de atención es muy pequeña. Por ahora, practica en diferentes habitaciones de tu casa y en el balcón, terraza o jardín.

Repite el entrenamiento, los pasos 1 a 5, en toda tu casa hasta que puedas llamar la atención de tu cachorro de forma fiable.

Paso 6: Aumentar el tiempo que requiere su atención antes de premiar

Ahora debes intentar aumentar el tiempo que tu cachorro presta atención antes de ofrecerle una recompensa.

Empiece a llamar a tu cachorro por su nombre y cuando se gire para mirarte, márcalo inmediatamente, pero déjalo 2 segundos antes de darle la recompensa para que tenga que mantener su atención en ti durante más tiempo.

Realiza unas cuantas sesiones de 2 segundos, luego 3 segundos, luego 4… intenta que tu cachorro te preste atención durante al menos 5 segundos antes de ofrecerle la recompensa.

Si tu cachorro no puede mantener su atención sobre ti en ninguna etapa, digamos en la etapa de 3 segundos, reduce a 2 o incluso 1 segundo durante el resto de la sesión.

Existe la posibilidad de que hayas aumentado el tiempo demasiado pronto, así que asegúrate de que ha demostrado que es muy bueno prestando 2 segundos de atención antes de volver a pasar a 3 segundos, probándolo, luego 4, etc.

Si progresas demasiado pronto y tu cachorro no puede seguir el ritmo y se descorazona ante el fracaso, perdiendo pronto el interés, es una señal de que debes empezar de nuevo más lentamente.

Paso 7: Agregar distracciones

Una vez que tu cachorro pueda prestarte 5 segundos de atención en casa, es hora de aumentar la dificultad nuevamente, esta vez añadiendo algunas distracciones.

Ten a otra persona en la habitación, un niño jugando o dale un juguete, algo divertido que atraiga la atención de tu cachorro. Ahora, cuando tu cachorro esté completamente distraído, dile su nombre.

Dado que ahora le estamos pidiendo a nuestro cachorro que se aparte de algo excitante para que nos preste atención, es una buena idea volver a los elogios y recompensas inmediatas, no pedirle 5 segundos. Queremos que nuestro cachorro tenga éxito.

Es útil tener a tu cachorro con una correa en esta etapa para que puedas corregirlo suavemente si comienza a alejarse o no te presta atención.

Si le llamas por su nombre y tu cachorro te ignora, tira de la correa suavemente hacia ti y vuelve a llamarlo por su nombre. Inmediatamente, cuando te preste atención, marca el comportamiento y dale una recompensa y un elogio.

Como quieres que la atención sea más gratificante que lo que él estaba haciendo antes, tendrás que aumentar la recompensa.

Un poco de pollo, hígado, lo que sea que sea su regalo favorito. Debes pagar un premio gordo si él vuelve su atención de un juguete o de otra persona hacia ti cuando se le llama por su nombre.

Recuerda que intentas ser más divertido y gratificante a sus ojos que lo que sea que le hayas quitado. Esto significa una recompensa de alto valor y un gran elogio y diversión.

Paso 8: Aumentar el tiempo requerido y el nivel de distracción

Una vez que tu cachorro sea capaz de girarse hacia ti y prestarte atención incluso cuando esté distraído, empieza a aumentar el tiempo de atención deseado a 2 segundos, luego 3, etc. de nuevo con el objetivo de llegar eventualmente a 5 segundos.

Paso 9: Llevarlo afuera de casa

Ahora que puedes captar la atención de tu cachorro en casa, incluso cuando esté distraído, es hora de dar un paso adelante e intentarlo fuera.

Empieza en un lugar tranquilo, tal vez en algún lugar donde haya estado antes y vuelve al simple ejercicio de prestar atención, lo que le hará ganar un premio.

Luego aumenta gradualmente la cantidad de tiempo que le pides, pero lentamente. Una vez más, recuerda que debes intentarlo y preparar a tu cachorro para que tenga éxito.

Paso 10: ¡Lo has conseguido! ¡Pero no te detengas!

Ya deberías ser capaz de llamar la atención de tu cachorro con bastante facilidad. Tu cachorro ha sido condicionado a asociar su nombre con un trato y un elogio gratificantes.

Querrá prestarte atención cuando lo llames, ya que siempre es emocionante, gratificante y divertido.

Ahora necesitas darle una buena lección haciendo este entrenamiento regularmente durante el día en todo tipo de ambientes y cuando tu cachorro esté absorto en todo tipo de distracciones.

Esta no es una estrategia de una sola vez, la repetición es la clave. Al incorporar este ejercicio regularmente en sus paseos, en parques, jardines, en la tienda de mascotas, en las casas de otras personas, en tu propia casa, en todas partes… pronto podrás llamar la atención de tu cachorro sin importar las circunstancias.

Es ahora cuando el nombre de tu cachorro se convierte en una herramienta muy útil para llamar su atención antes de darle otras órdenes.

Es una buena base para empezar a entrenarlo y es de esperar que puedas mantenerlo alejado de los problemas, deteniéndolo en su camino para que se dirija a ti con sólo decir su nombre.

Querrá detenerse y volverse hacia ti, porque siempre significa una recompensa en forma de un regalo o un gran elogio y diversión.

Consejos adicionales

Para el entrenamiento anterior, siempre termina la sesión antes de que tu cachorro se sienta cansado y pierda el interés.

Quieres que él espere ansiosamente sus sesiones de entrenamiento juntos. El entrenamiento es más divertido y efectivo si está entusiasmado y deseando hacerlo.

En segundo lugar, hay que recalcar la importancia de llamar siempre a tu perro con una voz alegre y aguda para que sepa que estás feliz y quiera prestarte atención.

Haz todo lo posible por no llamar nunca a tu perro por su nombre con enfado.

Tercero, trata de no usar el nombre de tu perro para llamarlo por algo desagradable como terminar un paseo, cortarle las uñas o acorralarlo.

Tienes que llamarlo, por supuesto, pero no le des una experiencia negativa inmediatamente después de llamarlo.

En vez de eso, llámalo, pídele que venga y cuando llegue, haz un poco de alboroto y deja pasar un tiempo para que se olvide y luego realiza tu tarea.

No queremos que piense que decir su nombre puede terminar con algo desagradable.

Cuarto, trata de no abusar del nombre de tu perro por miedo a que se convierta en un simple ruido para él y empiece a ignorarlo.

Cuando le des la orden a tu perro, si ya tienes su atención, no necesitas usar su nombre, sólo la orden servirá.

Si no tienes la atención de tu perro, separa su nombre y la orden, ya que son dos órdenes separadas, el nombre es una orden en sí misma, pidiendo atención.

Así que di su nombre: «¡Pancho!” Luego haz una pausa de uno o dos segundos y luego da la orden: «¡Monty!… (el perro te presta atención, pausa…), ¡Siéntate!».

Esto ayuda a tu perro a mantener las órdenes separadas para que no pierdan su significado individual.

VIDEO: Un buen resumen de lo anterior en acción

Para apoyar el artículo anterior hemos encontrado un bonito vídeo sobre cómo enseñar a un cachorro su nombre, en el que se hace un buen trabajo al resumir los beneficios de entrenar a un cachorro su nombre y usarlo de forma efectiva.

Vale la pena dedicarle unos minutos de tu tiempo:

Entrenamiento de perros fácil: Enséñale a tu perro a saber su nombre:

Conclusión

Esto puede parecer mucho trabajo sólo para enseñarle a tu cachorro su nombre, pero no estarás utilizando el nombre de tu perro como la mayoría de los demás, lo vas a utilizar correctamente y como una herramienta eficaz.

El nombre de tu cachorro es para llamar su atención y puedes condicionarlo para que preste atención sin importar la situación.

Esto te permitirá tener un mejor control de tu perro y ser capaz de entrenarlo y guiarlo por la vida de forma mucho más segura.

No utilices el nombre de tu perro como una orden de retirada. No utilices el nombre de tu perro como corrección para regañarlo. No uses el nombre de tu perro para llamarlo antes de hacer algo desagradable.

Sólo usa el nombre de una manera que tú lo entrenes para que lo entienda. Que quieres su atención y que estás hablando con él.

Y que cuando lo llames por su nombre, siempre termine con una recompensa de un regalo, algún elogio o un juego de alta recompensa y juego.

De esta manera, estarás condicionándolo a pensar que llamarlo es lo mejor del mundo y siempre lleva a cosas increíbles contigo.

Con esto puedes hacer que se detenga y te preste atención en cualquier momento que desees. Durante el entrenamiento, cuando necesites dar una orden, e incluso cuando persiga a ese gato en un camino peligroso.

Feedback y comentarios

Como siempre, apreciaremos cualquier comentario que tengas sobre el artículo. O si tienes alguna pregunta sobre cómo enseñar a un cachorro su nombre, por favor pregunta en la sección de comentarios de abajo y estaremos encantados de responderte.