Saltar al contenido

Cómo acostumbrar a tu cachorro de Labrador Retriever al collar y a la correa

como acostumbrar a tu cachorro de labrador retriever al collar y la correa

Es esencial que acostumbres a tu cachorro de labrador al collar y a la correa lo antes posible.

Constituye una herramienta para mantenerlo bajo tu control y fuera de problemas mientras aprende a vivir en nuestro mundo a veces peligroso.

Es un dispositivo útil para mantener su atención y evitar que se escape durante el entrenamiento.

Y en muchos lugares es una necesidad de la ley cuando se les pasea en la vía pública.

Este artículo te enseña cómo acostumbrar a tu cachorro al collar y a la correa de forma que esté lo menos estresado posible y que tengas que hacer el mejor trabajo de base posible para entrenar a tu cachorro a no tirar de la correa cuando sea adulto.

CONSEJO RÁPIDO: Todos nuestros cachorros comienzan con un simple collar y una correa de nylon livianos (preferimos la correa de 1 centímetro de grosor x 1,80 metros). Colocaremos tanto la correa como el collar desde el primer día para acostumbrarle a la sensación.

A continuación, tenemos información más detallada sobre las mejores correas y collares para tu cachorro. Así que, ¡sigue leyendo!

¿Cuándo puedes empezar y cuánto tiempo tardará en acostumbrase?

Te aconsejamos que no lo intentes durante los primeros 2 o 3 días en tu casa ya que bastante tendrá para acostumbrarse a un ambiente y una familia completamente nuevos.

Podrías comenzar a entrenar a tu cachorro de labrador para que se acostumbre a la correa y al collar desde el tercer día en casa y mucha gente lo hace, pero no tiene mucho sentido.

Recomendamos esperar hasta que tengan 10 semanas de edad.

Esto se debe a que, hasta las 12 semanas de edad, no necesitará placas de identificación ya que es demasiado joven para salir al exterior mientras completa su programa de vacunación.

Y durante el entrenamiento en casa no necesitas llevarlo afuera, son tan pequeños a esta edad que puedes simplemente cargarlos en brazos.

Pero acostumbrándolo al collar y la correa a las 10 semanas de edad, ya se sentirá cómodo usándolo a las 12 semanas cuando puedas empezar a caminar con él en la calle.

¿Cuánto tiempo llevará acostumbrarlo a la correa y al collar?

Algunos tardan horas, otros días, la mayoría se sentirán cómodos al final de las 2 semanas, siempre y cuando te ocupes de introducirlos metódicamente.

Así que, empezando a las 10 semanas, tienes dos semanas completas para acostumbrarlo, una semana para el collar y otra para la correa, antes de que realmente necesites usarlos y eso es tiempo suficiente.

Eligiendo la correa y el collar adecuados

En primer lugar, es muy importante que compres la correa y el collar adecuados para tu cachorro.

Tenemos dos guías de compra muy informativas para elegir el tamaño y el estilo de correa y collar adecuados para cada situación y que puedes encontrar aquí: Cómo elegir el collar correcto y cómo elegir la correa correcta.

Te recomendamos que leas estos artículos para que puedas tomar las decisiones de compra estando más informado, pero aquí están las cosas más importantes que debes considerar cuando compres la primera correa y el collar para un cachorro joven:

  • No compres un collar a tu cachorro que sirva para el perro adulto en que se convertirá, compra uno de un tamaño adecuado para un cachorro. De lo contrario, será demasiado pesado e incómodo.
  • Elije un collar pequeño y ligero. Cuanto más ligero sea, más fácil será acostumbrarse.
  • Elije un collar ancho y plano y no uno redondo y delgado. El fino y redondo será más ligero, pero cuanto más ancho sea, menos presión y más fácil será para el cuello y la garganta de tu cachorro. Por lo tanto, elije un collar plano y ancho, pero que sea lo más ligero posible.
  • Elije un collar con clips rápidos y fáciles de usar y no con hebillas. Necesitas poner y quitar el collar lo más rápido posible y no tener que jugar con él. Esto hace que la experiencia sea mucho más libre de estrés.
  • La primera correa de tu cachorro debe ser delgada y ligera para que sea lo menos intimidante posible. Las correas de nylon planas serán suficientes, sólo asegúrate de que sean ligeras… y, desde luego, mantente alejado de las correas pesadas de tipo cadena.

Si aún no has comprado un collar y una correa para tu cachorro y deseas obtener orientación, hemos reunido una pequeña selección que puedes ver haciendo clic en los siguientes enlaces:

Collares recomendados para labrador retriever

Correas recomendadas para labrador retriever

Algunos consejos antes de empezar

Antes de empezar a entrenar a tu cachorro de Labrador Retriever para que acepte la correa y el collar, aquí tienes algunos consejos que debe tener en cuenta durante el proceso:

  • Permanece relajado y tranquilo. No te enfades ni hagas ningún tipo de escándalo si tu cachorro no los acepta durante algunos días. La energía negativa puede hacer que piense que tiene razón en no gustarle.
  • Ten paciencia. Puede tardar horas, puede tardar un par de semanas, no todos los cachorros aprenden a la misma velocidad. Por lo tanto, ten paciencia y con el tiempo lo conseguiréis.
  • Intenta actuar como si llevar una correa y un collar no fuera gran cosa y fuera completamente normal. No hagas un escándalo de ninguna manera. Tu energía positiva y relajada promueve la energía positiva y relajada en tu cachorro.
  • Quítale siempre el collar y la correa a tu cachorro si no estás allí presente para supervisarlo. No lo dejes sin vigilancia ni siquiera un minuto con él puesto. Puede engancharse con cosas y causar estrangulación.
  • Para evitar que tu cachorro quede atrapado con la correa y entre en pánico, lo que puede retrasar la aceptación de la correa por su parte, puedes comprar uno barato y cortar el extremo con bucle o una cuerda fina de una ferretería para atarlo al collar y no atar ningún bucle en el otro extremo.
  • Si descubres que tu cachorro se enreda constantemente con la correa o que la envuelve alrededor de sus patas, es probable que la correa sea demasiado larga. Enróllala alrededor de tu mano un par de veces para reducir su longitud… o compra una correa más corta.
  • Para un cachorro que muerde constantemente la correa, rocía la misma con salsa de tabasco, manzana amarga o uno de los muchos aerosoles de sabor amargo para mascotas disponibles para evitar que la muerda. Nos gusta usar el aerosol de manzana amarga de Grannick y descubrimos que funciona con la mayoría de los cachorros (¡aunque a algunos les gusta el sabor amargo!).

Cómo acostumbrar a tu cachorro de Labrador Retriever al collar

Por supuesto, antes de que podamos entrenar a nuestro cachorro para que se acostumbre a llevar una correa, primero tenemos que acostumbrarlo a llevar un collar. Así que ahí es donde empezaremos.

Tómalo con calma

Puedes colocarle un collar a tu cachorro y dejar que se acostumbre a él, pero esta no es la forma más eficaz ni más amable, ni mucho menos.

Lo que debe hacerse la primera vez es dejarlo puesto sólo 5 minutos y luego quitarlo. Repite esto cada media hora o 45 minutos durante los primeros días.

El segundo o tercer día déjalo puesto por 10 minutos en cada hora hasta el día siguiente. Luego 20 minutos en cada hora hasta el día siguiente, y así sucesivamente hasta que puedas dejarlo permanentemente puesto.

Al día 6 o 7 la mayoría de los cachorros están acostumbrados a su collar y se sienten cómodos llevándolo durante horas. Pero es justo advertirte que algunos pueden tardar más tiempo. Cada cachorro aprenderá a su propio ritmo.

Para tener la oportunidad de tener el éxito más rápido, utiliza los siguientes consejos y técnicas.

Nuestra experiencia: La mayoría de los cachorros de labrador no tienen ningún problema para acostumbrarse al collar y no necesitaron los 6 ó 7 días. Sin embargo, a veces, algún cachorro puede ser más sensible y requerir el enfoque «tómalo con calma».

Colocación correcta del collar

Debes elegir un collar que se ajuste bien pero que no sea tan apretado como para que sea incómodo. La regla a seguir es que debes poder meter dos dedos entre el collar y el cuello de tu cachorro.

Cualquier ajuste mayor es incómodo para tu cachorro e incluso puede restringir su respiración. Si está más flojo, es posible que se lo pueda quitar.

Cómo colocarle el collar a tu cachorro por primera vez

Como deseas poner el collar con calma, suavemente y lo más rápido posible, es por eso es que un clip de plástico es lo mejor, ya que puedes hacerlo en un segundo.

Casi todos los cachorros se sienten confundidos por lo que está pasando ya que nunca antes habrán sentido nada alrededor de su cuello.

Algunos permanecerán bastante tranquilos (¡rara vez!), la mayoría se rascará y sacudirá la cabeza tratando de quitárselo. Algunos se volverán completamente locos, se rascarán, rodarán y armarán un gran alboroto.

Tienes que ignorar su lucha.

No fomentes este comportamiento riéndote o tratando de calmarlo y relajarlo y ciertamente no lo regañes por tratar de quitárselo.

Cualquier atención mientras está haciendo un alboroto podría hacerle creer que tiene razón en hacerlo. Ignora todo el alboroto.

El poder de la distracción y cuándo quitarle el collar

A algunos cachorros no les gusta el collar y la mayoría tratará de quitárselo al principio. Para ayudar a combatir esto, puedes usar el poder de la distracción.

Colócale el collar antes de darle a tu cachorro una de sus comidas. O pónselo y ofrécete a jugar con él y su juguete favorito.

O si ya has comenzado un entrenamiento de obediencia, pídele que se siente y se relaje para que no se preocupe.

No hace falta mucho para distraer a un cachorro y actuará como si hubiera olvidado el collar, al menos por un corto tiempo. Además…

Sólo debes quitarle el collar cuando tu cachorro esté tranquilo y relajado.

Si se lo quitas mientras está haciendo un gran alboroto, estarás recompensando el comportamiento sin querer y puede hacerle creer que el alboroto y la lucha provocan que le quites el collar. Obviamente quieres evitar esto.

Así que usa la comida, el entrenamiento o el juego para distraerlo y ponerlo en un estado de calma antes de quitarle el collar.

CONSEJO RÁPIDO: Una de nuestras golosinas favoritas para entrenar a los cachorros son los Wellness Soft Puppy Bites. Vienen en pequeños cuadrados, pero nos gusta cortarlos en trozos más pequeños para evitar que nuestros cachorros se pasen de la raya.

Algunos dicen que hay que premiar al cachorro cuando se le pone el collar

Hemos leído que algunos entrenadores recomiendan ponerle el collar al cachorro y darle repetidamente golosinas para que piense que llevar un collar es algo positivo.

Al marcar el comportamiento calmado (con un clic o una palabra) y luego darle una golosina, tu cachorro no debería tardar mucho en darse cuenta de que estar calmado le da una recompensa. Entonces te ofrecerá un comportamiento calmado para conseguirlo.

No hemos probado esto, así que no podemos decir por experiencia que sea una técnica efectiva, pero la teoría es sólida.

Sólo recuerda que no debes premiarlo cuando esté haciendo un escándalo o podría pensar que es la lucha que mantiene con el collar lo que está siendo recompensado. Tienes que esperar a que se calme.

Y también debes evitar dar premios cuando le quites el collar. Debes quitárselo y luego actuar como si nada hubiera pasado, de lo contrario tu cachorro podría pensar que está siendo recompensado por el collar que se ha quitado.

Ahora, una vez que tu cachorro se sienta cómodo con el collar, puedes pasar a entrenarlo para que se acostumbre a la correa.

Cómo acostumbrar a tu cachorro de Labrador a la correa

Los siguientes consejos acostumbrarán a tu cachorro a la correa y sentarán una base excelente sobre la que construir para el futuro entrenamiento con correa.

Aprenderá a evitar el desarrollo de malos hábitos que le lleven a tirar más adelante y a desarrollar buenos hábitos que le ayuden en el futuro entrenamiento.

En primer lugar, asegúrate de que tu cachorro esté cómodo y seguro de sí mismo al llevar el collar y luego en una habitación que le resulte familiar de tu casa podrás colocarle una correa.

Como se ha indicado anteriormente, utiliza una correa sin lazo, corta el lazo de una correa barata o utiliza una cuerda corta que puedes encontrar en una ferretería y no ates un lazo al final para que tu cachorro no se quede con la pata atrapada y entre en pánico.

No sostengas la correa, deja que tu cachorro la arrastre

Una vez que le hayas puesto la correa, siéntate y supervisa a tu cachorro mientras camina arrastrando el collar detrás de él.

Al igual que hacíamos con el collar, ignóralo. No le animes, ni te rías o le regañes si lo muerde o intenta quitárselo.

Cualquier energía excitable que provenga de ti puede proyectarse en tu cachorro. Espera que permanezca tranquilo.

Si es necesario, puedes calmar a tu cachorro utilizando la distracción. Llámale, pídele algunas órdenes de obediencia u ofrécele comida o un juguete y esto redirigirá su concentración y atención lejos de la correa.

¡Ayuda! ¡Mi cachorro se asusta cada vez que ve la correa!

Si tu cachorro está realmente petrificado por la correa, puedes desensibilizarlo dejando la correa en las zonas donde pasa el tiempo o juega, para que siempre esté cerca de él.

Deja la correa fuera de su área de confinamiento, donde pueda verla, pero sin llegar a ella y úsala como juguete para morder o colócala cerca de su plato de comida cuando coma para que pueda verla, aunque estará demasiado ocupado comiendo como para querer jugar con la correa.

Queremos que vea la correa para que aprenda que no hay nada que temer, sin poder jugar con ella o morderla.

Un buen consejo es que practiques esto desde el momento en que lleves a tu cachorro a casa, un par de semanas antes de intentar ponerle la correa.

Como siempre – Tómatelo con calma

Como todo entrenamiento, tómate las cosas con calma. Deje la correa atada durante unos minutos al principio y sólo quítasela cuando esté tranquilo, usando la distracción para distraer su mente de la correa si es necesario.

Ponle la correa durante 10 minutos de cada hora durante el primer par de días, luego 15 minutos de cada hora para el segundo día, 20 minutos para cada hora del tercer día y así sucesivamente, hasta que puedas dejarla puesta durante media hora cada vez y tu cachorro se sienta cómodo con la correa.

No decimos que no deba jugar o morderla en absoluto, esto podría tomar un tiempo para detenerse por completo, pero debe estar razonablemente cómodo y confiado con la correa, no estresado o temeroso.

Ahora puedes empezar a coger el otro extremo.

Coger el otro extremo de la correa

Una vez que el cachorro se sienta cómodo con la correa y arrastrándola, podrás coger el otro extremo.

No intentes pasear a tu cachorro guiándolo con la correa. Aún no está preparado para esto y tirará y luchará contra ello, posiblemente incluso encontrando un nuevo temor a la correa.

En su lugar, sujeta la correa y sigue a tu cachorro, manteniendo la correa floja mientras ambos avanzáis.

Debes asegurarte de que la correa no se tense para evitar que tu cachorro tire y se esfuerce contra la correa.

Vale la pena tener el bolsillo lleno de golosinas para que, si esto sucede, puedas llamar su atención y atraerlo hacia ti con una golosina.

Deberías practicar esto unos minutos cada hora durante uno o dos días.

Primeros pasos para llevarlo con la correa

Una vez que tu cachorro se sienta cómodo caminando contigo sujetando la correa y manteniéndola floja, es el momento de empezar a tomar la correa para que te siga.

Lo más importante es que no debes tirar o arrastrarlo con la correa, sino que él debe tomar la decisión de seguirte.

No querrás que tu labrador tire de la correa cuando sea adulto, así que da ejemplo no tirando de la correa tú mismo.

Las primeras veces que lo guíes, ten una golosina en la mano o uno de sus juguetes favoritos y úsalo para atraerlo por la habitación hacia ti.

A medida que avanzáis, elógialo con entusiasmo para que sepa que estás satisfecho con lo bien que lo está haciendo y de vez en cuando dale el premio o detente y dale el juguete y algo de tiempo de juego antes de volver a probar.

Cómo entrenar a tu cachorro de Labrador Retriever para que no tire de la correa desde el principio

La forma en que manejes a tu cachorro de Labrador tirando de la correa, ahora tendrá un efecto dramático en el futuro éxito de su entrenamiento con la correa.

Si no quiere que tu perro tire de la correa al caminar, debes empezar a entrenarlo desde el principio.

Si aprende a tirar de la correa durante unas semanas como cachorro, puede llevar mucho más tiempo para corregirlo cuando sea adulto.

Para evitarlo, desde la primera vez que le pongas la correa, has de hacer que tu cachorro aprenda que cuando hay tensión es mejor destensar moviéndose hacia ti, no tirando con más fuerza. A continuación, te explicamos cómo…

Paso 1:

Dirígete a una habitación tranquila sin distracciones y con una bolsa llena de golosinas. Ahora ponle la correa a tu cachorro.

Paso 2:

Espere a que tu cachorro se aleje de ti hasta que la correa esté tensa y empiece a tirar o si no lo hace, aléjate tú mismo hasta que la correa esté tensa y notes una ligera presión.

No es que tengas que tirar de él hacia ti, simplemente aplica una ligera tensión en la correa para que esté apretada pero tu mano esté quieta.

Paso 3:

La mayoría de los cachorros lucharán contra esto y tirarán de la correa. No muevas tu mano para que no gane ni un centímetro más, pero tampoco tires de él hacia ti.

Sólo aliéntelo a tu manera llamándole por su nombre y haciéndole una caricia en el muslo.

Paso 4:

Tan pronto como tu cachorro se gire hacia ti y libere la más mínima tensión sobre la correa, mueve instantáneamente tu mano hacia él para liberar toda la tensión y elógialo calurosamente: «¡Buen chico!».

Si tu cachorro se acerca a ti, elógialo, acarícialo y dale un premio. Hazlo exagerado para que sea una gran recompensa el hecho de que haya venido a ti.

Si tu cachorro no viene a ti, vuelve a llamarle. Vendrá eventualmente, sólo espera hasta que lo haga y luego elógialo y trátalo con entusiasmo.

Paso 5:

Después de los elogios entusiastas, ignóralo hasta que se aleje y tire o si no lo hace, entonces retrocede hasta que la correa esté nuevamente con tensión una vez más.

Ahora repite los pasos 1 a 4.

Paso 6:

Repite este ejercicio de 5 a 10 veces por sesión, cada hora del día y repítelo durante unos días hasta que tu cachorro se mueva consistentemente hacia ti cuando sienta la más mínima tensión en la correa.

Esto no llevará mucho tiempo y una vez que lo aprenda, ¡será muy beneficioso para su futuro entrenamiento con la correa!

¡Mi cachorro se asusta y no deja de tirar de la correa! – Cómo detenerlo

Para cambiar este comportamiento, elogiar y recompensar los pequeños pasos hasta que se dé cuenta de que quieres que venga a ti y es lo mejor que puede hacer cuando hay tensión en la correa.

Paso 1:

Para empezar, mantén la correa quieta, permanece en silencio y no hagas ni un solo movimiento. No cedas ni un centímetro y no tires de él hacia ti. Déjalo que luche y no le regañes.

Paso 2:

Tan pronto como deje de luchar y se tranquilice, libera toda la tensión de la correa y dale un cálido elogio y un premio. No tiene que moverse hacia ti, sólo dejar de luchar.

Esto recompensa que esté tranquilo. Unas pocas repeticiones le enseñarán que los arrebatos no lo llevan a ninguna parte y que estar calmado hace que la correa se afloje y se gane un premio.

Paso 3:

Una vez que tu cachorro haya aprendido a estar tranquilo para ganarse que la correa no tire, habrá que hacer que haga un poco más para ganarse su premio. Así que ahora sólo recompénsale por acercarse a ti, aunque sólo sea un pequeño movimiento. Repite esto unas cuantas veces.

Paso 4:

Ahora sólo recompénsalo por acercarse aún más. Pronto se dará cuenta de que estar calmado y moverse hacia ti hace que se gane elogios y un premio.

Ahora puedes seguir el proceso de evitar que tire de la correa conduciéndolo por la habitación como se describió anteriormente en este artículo.

Errores comunes que cometemos como entrenadores de perros Labrador Retriever

Hay algunos errores que comúnmente cometemos que pueden llevar a problemas en el entrenamiento con correa y a que nuestros perros acaben tirando de ella en el futuro. Así que trata de evitar lo siguiente:

Tirar de la correa tú mismo: Esto no logrará absolutamente nada. La incomodidad o el dolor leve que le causas probablemente no es lo suficientemente grande como para impedir que tu cachorro tire de la correa y ciertamente no le enseñará nada.

Además, los perros (como la mayoría de los animales) luchan contra la sujeción, por lo que cuando tú tiras, provocas que él tire con más fuerza.

Además, si tu cachorro de Labrador tira, acabará avanzando. Tú tirarás un poco hacia atrás, luego cederás y él seguirá adelante.

Así que aprenden que tus tirones son sólo temporales y que sus tirones lo llevan a donde quiere ir. No hay ningún beneficio y no se gana nada con tus tirones de correa.

Avanzar hacia adelante para aflojar la correa cuando tu cachorro tira: ¡Esto le enseña al perro que tirar funciona! Si tu cachorro tira, aunque sea un poco, debes detenerte y no moverte hasta que ÉL se mueva hacia TI.

Sacudir o tirar de la correa: En las manos correctas, el «sacudido» ocasional de la correa es una corrección efectiva, pero la mayoría de la gente lo usa incorrectamente y con demasiada frecuencia.

Cuando sacudes o tiras de la correa, primero la aflojas y luego la aprietas para asustar al perro y llamar su atención.

Es una especie de recordatorio. Pero cuando se usa incorrectamente y con demasiada frecuencia, tu cachorro tira, siente que la correa se afloja y luego vuelve a tirar.

Un cachorro puede pensar que una correa floja provoca una sacudida y como consecuencia, intentará evitarlo manteniendo la correa en tensión. No es bueno.

Tirar de la correa cuando tu cachorro ya se dirige hacia ti: Si tu cachorro se dirige hacia ya hacia ti, nunca debes tirar de la correa.

Queremos que piense que la presión de la correa se libera totalmente cuando se mueve hacia nosotros, por lo que nunca debes volver a ponerla en tensión.

Conclusión

Acostumbrar a tu cachorro de labrador retriever a la correa y el collar lleva tiempo y paciencia, pero es algo que tienes que hacer lo antes posible.

Cuando entrenes a tu cachorro en casa, deberás usar una correa para llevarlo al lugar donde debe hacer sus necesidades y mantenerlo allí y también necesitarás que esté atado con una correa cuando esté en público.

Lo ideal sería que se sintiera cómodo antes de que ya puedas sacarlo a pasear.

Mucha gente dice que, con poco esfuerzo, puede ponerle un collar a su cachorro y «dejar que se acostumbre».

Y una vez que se acostumbren, simplemente ponle una correa. Bueno, tal vez esto funcione hasta cierto punto. No es el desafío más difícil al que tu cachorro se enfrentará.

Pero si sigues las técnicas descritas en este artículo, el proceso estará tan libre de estrés como sea posible y habrás sentado las bases para entrenar a tu labrador retriever para que no tire de la correa en el futuro, en lugar de que aprenda malos hábitos que luego tendrás que romper.

¡Nosotros sabemos cuál de estos dos escenarios preferimos! ¿Y tú?

¿Tienes problemas para que tu cachorro se acostumbre al collar y a la correa?

¿Qué técnicas has probado?

Cuéntanos tus experiencias en la sección de comentarios de abajo.